27 marzo 2009

Sepa Usted, señor Presidente…

Sepa Usted, señor Presidente…

Que dictador no es solo aquel que toma el poder por la fuerza, y con esa misma fuerza asume todos los poderes del Estado para no someterse a ningún control constitucional ni legislativo, sino que dictador también es aquel que aunque haya llegado a la presidencia mediante elecciones democráticas, con artimañas y trampas pretende perpetuarse en el poder. Por cierto y por si ya se le olvidó, Usted quiso ser dictador mediante un golpe de estado…pero FRACASÓ.

Sepa Usted, señor Presidente…

Que Apátrida no es todo aquel que no apoya su régimen porque si y punto, sino que es aquel que carece de nacionalidad, y parece que Usted tiene mucho de eso pues no le duele para nada Venezuela y se la ha entregado a su comandante caribeño. Y ha traicionado tanto nuestra Patria, que con su desleal autorización aquel gobierno nos ha invadido con las supuestas misiones y ayudas dizque humanitarias, a tal punto que con su permiso quieren mandar a nuestros profesionales, militares, técnicos, civiles y pueblo en general.

Sepa Usted, señor Presidente…

Que así como los seres humanos estamos en la obligación de ayudarnos unos a otros, los países también deben hacerlo de la misma manera; y en eso Usted no ha descubierto el agua tibia porque Venezuela siempre les ha dado la mano a otros países. Pero una cosa es ayudar al otro, y otra muy diferente es entregarle gran parte de los bienes a este o aquel país a expensas de quedar el nuestro con necesidades, y solo para que le avalen su régimen…cosa que ellos sin dudas hacen muy diligentemente.

Sepa Usted, señor Presidente…

Que traicionar la Patria no es oponerse a sus pretensiones de establecer en Venezuela un supuesto socialismo que solo favorece sus sueños de grandeza y los planes de aquel que Usted sabe, ya que traicionar a la Patria es entregarle gran parte de sus riquezas a otros países y algunos personajes para que le justifiquen su conducta. Por cierto que Usted sabe muy bien que eso es comprar conciencias, y también sabe cuál es el precio.

Sepa Usted, señor Presidente…

Que nuestras Universidades e institutos de enseñanza siempre han tenido buena enseñanza y materiales de avanzada como para graduar excelentes profesionales en todas las áreas, incluyendo entre estos a muchos galenos, desde José M. Vargas a Humberto Fernández Morán y muchos más; pero no, Usted nos está llenando de unos supuestos profesionales que en su apreciación son mejores que los venezolanos; y digo supuestos profesionales no porque no lo sean, sino porque sus currículos no son estudiados por ninguna institución o colegio médico para ver si pueden ejercer aquí. Por cierto que eso también habla de que Usted es un apátrida y un traidor a la Patria.

Sepa Usted, señor Presidente…

Que en nuestras Universidades siempre se le brindaron oportunidades a todos: ricos y pobres, negros y blancos, venezolanos y extranjeros. Por tanto, eso que dice Usted acerca de que aquí nunca se les dio oportunidad a los pobres para estudiar es una gran mentira. Yo vengo de una familia muy humilde, y recuerdo que en la Escuela de Medicina Luís Razetti de la UCV en 1966, en un aproximado de 300 estudiantes, éramos más los alumnos que veníamos de familias humildes que los que venían de familias pudientes. Había por igual buenos y malos estudiantes tanto en uno como en otro grupo. En el transcurso de la carrera por una u otra razón desertaron unos cuantos alumnos, pero en la misma proporción de ricos y pobres, negros y blancos, venezolanos y extranjeros. También puedo decirle que todos nos llevábamos muy pero muy bien, cosa que era así porque nuestra misión era prepararnos para la carrera y no para defender ningún proyecto político, y por lo principal: Porque no había ningún odio ni resentimiento social sembrado, ni en unos ni en otros. Y lo mejor es que la gran mayoría nos graduamos y ejercimos con la misma paz y armonía; claro, hasta que llegó Usted a sembrar mentiras, odios y discriminaciones.

Sepa Usted, señor Presidente…

Que su verbo encendido y su odio que van en aumento cada día es porque Usted sabe muy que no las tiene todas consigo, ya que la mayoría de los venezolanos no estamos de acuerdo con su manera de gobernar, y también sabe muy bien que se mantiene en el poder gracias a las dádivas que entrega a las piezas claves que Usted ya sabe…cosa que le revienta en gran manera, y lo pone de tan mal humor que ya ni siquiera come dulce de lechosa.

Sepa Usted, señor Presidente…

Que todo el mal que le ha hecho a Venezuela no va a quedar en el recuerdo ni en el olvido, la cordura volverá a reinar en nuestras instituciones, y entonces, Usted será juzgado por todos los desmanes cometidos. Por cierto que esa es una de las razones principales por las que Usted quiere perpetuarse en el poder: Para no tener que rendirle cuentas a nadie.

Sepa Usted, señor Presidente…

Que su palabrerío agresivo, su irrespeto para con nosotros y con los de afuera, su intolerancia y su radicalismo no son nada originales de su persona ni de su supuesta doctrina; todo eso viene de los regímenes islámicos, con los cuales Usted también tiene mucha afinidad y a quienes quiere imitar. Y ni se diga de sus pretensiones de hacer ver a grupos violentos como angelitos de Dios. Por cierto que con eso también está emulando a otros dictadores de los pocos que todavía quedan en el mundo y con quienes Usted también tiene mucha “amistad”. Pero por si no se ha dado cuenta todavía, hace rato que los venezolanos y el mundo entero se enteraron de sus planes y de que Usted no es nada original, o como diría Usted mismo hablando en términos de béisbol: Que no tiene nada en la bola.

Sepan Ustedes, personeros del Gobierno que a ciegas y por unas baratijas apoyan al Presidente…

Que ciertamente ya sabemos cuánto valen Ustedes, de lo que son capaces, y por supuesto que están siendo cómplices de los desmanes del susodicho. Así que ni crean que no tienen ninguna culpa en todo eso, por tanto también tendrán que rendir cuentas y atenerse a las consecuencias por lo que están haciendo.

Sepa Usted, comandante caribeño…

Que lo que Usted hizo en su país lo hizo en otro pueblo, con otra idiosincrasia y en otras circunstancias, por tanto, lo que le está ordenando a nuestro Presidente para que haga en nuestro país no prosperará nunca. Claro que eso a Usted le tiene sin cuidado, porque mientras tanto se está aprovechando de lo que su pupilo le regala de nuestras arcas…a cambio de qué ? acaso en Venezuela no hay médicos, odontólogos, entrenadores deportivos, maestros u otros profesionales? acaso estamos en emergencia o en crisis como para que vengan en cambote a ayudarnos? Por cierto que de todo lo que le obsequia su mandadero, quien menos recibe de eso es su obediente y sumiso pueblo.

Sepan Ustedes, Presidentes de otras naciones que también se están aprovechando de nuestras riquezas…

Que los venezolanos y el mundo entero sabemos que Ustedes son unos aprovechados y con poca dignidad. Y ni crean que los venezolanos somos unos ignorantes y por eso no van a pagar todos esos créditos y supuestas ayudas que están recibiendo para comprar sus conciencias…se equivocan porque pagarán hasta el último centavo, incluyendo los intereses. Por cierto que Ustedes también, Danny Glover, Naomi Cambell y muchísimos otros personajes que de una manera u otra han recibido dinero para esta o aquella bobería pedida por el barinés…tendrán que darnos cuenta de eso. Sepan Ustedes, gente del Mundo entero… Que los venezolanos no somos unos patanes, irrespetuosos, vulgares, groseros ni arrogantes, pues esa conducta es propia de nuestro Presidente y los de su entorno para congraciarse con él. Y sepan también que los venezolanos sabemos muy bien lo que él pretende hacer en nuestro país y no estamos resignados ni rendidos para que lo haga. Este pueblo tiene bastante gente digna y valiente dispuesta a defender la Democracia, y de todas las maneras que podemos lo estamos haciendo. De manera que aquel eslogan funesto del teniente coronel jamás prosperará, sino que…CON DIOS Y CON DEMOCRACIA NUESTRA PATRIA SIEMPRE TENDRÁ VIDA.

Atentamente: Un venezolano que cree que Dios nos dará la victoria muy pronto.



Carlos Eduardo Sosa Núñez
Publicar un comentario