13 mayo 2009

El socialismo, explicado sencillamente

Un profesor de Economía de la Universidad de Texas, relató que ningún estudiante había fallado en sus cursos anteriormente, pero una vez reprobó a toda una clase. La clase insistió en que el socialismo si funcionaba y que era un gran equalizador o igualador, nadie seria rico ni nadie seria pobre.

El profesor dijo OK, tendremos un experimento en esta clase sobre el socialismo.

Todas las calificaciones serian promediadas y cada uno recibiría la misma nota, de tal manera que nadie reprobaría y nadie tampoco recibiría una A (la calificación más alta).

Después de los primeros exámenes, las calificaciones fueron promediadas y todos recibieron una B. Los estudiantes que estudiaron duro estaban molestos y los que estudiaron poco estaban muy contentos.

Pero cuando los segundos exámenes llegaron, los estudiantes que habían estudiado poco, estudiaron aún menos, y los que si estudiaban se dijeron que también querían la entrada libre (un free ride en inglés, o como decimos nosotros echarse las bolas al hombro), así que también estudiaron poco.
El promedio de los segundos exámenes fue una D!

Ninguno estaba contento y cuando llegaron los terceros exámenes el promedio fue una F.

Los promedios de las calificaciones nunca aumentaron, mientras que las quejas, culpabilidades, ofensas e insultos, resultaron todos en malos sentimientos y nadie iba a estudiar para el beneficio de los demás.

Para su gran sorpresa, todos reprobaron, y el profesor les concluyó que ultimadamente el Socialismo iba a fallar, porque cuando la recompensa es grande, el esfuerzo de tener éxito también es grande, pero cuando el gobierno te quita todas tus recompensas, nadie va a querer intentar o querer tener éxitos y logros.
Publicar un comentario