09 mayo 2009

Será que seguiremos dormidos…

¿ACEPTANDO CIEGAMENTE LO QUE VENGA? O ¡¡¡DESPERTAMOS, Y HACEMOS OÍR NUESTRAS PROPUESTAS!!! Ojo: No quiero que me malinterpreten, o que alguien salga diciendo que estamos incitando a la violencia. ¡No! Me refiero al ciudadano del mundo, al ciudadano latinoamericano, al ciudadano que sale todos los días a trabajar, a estudiar, a formarse, a luchar, a levantar una empresa, a darle vida a una idea, pero... Parece que una inmensa mayoría, no logra sus objetivos, no logra ser escuchado, no tienen asidero sus propuestas; seguimos adormecidos, hipnotizados, como borregos, aceptando ciegamente lo que venga; algunos recibiendo dádivas, otros, más astutos, pero igual de borregos, recibiendo millones y millones. ¿?

En esta oportunidad, quiero ser muy breve -creo que prometí en mi columna anterior, que solo me regalaran tres minutos de su invalorable tiempo-; bueno… casi siempre mis artículos han sido cortos; no porque quiero que así sea, lo que pasa es que ni el diario El Universal, ni nadie me va a aceptar que me encadene. ¿?

Cada vez que me dispongo a enterarme de los acontecimientos que suceden en este mundo convulsionado en el que estamos viviendo, siento que los inmensos recursos, los grandes inventos, el extraordinario avance de la tecnología en las últimas décadas, aplicados en casi todas las áreas del acontecer económico, incluyendo el agroindustrial, -los cuales han beneficiado enormemente a un altísimo porcentaje de los moradores del planeta, sin distingos de clase social, nivel económico o color-, direccionados hacia un objetivo social y enmarcado dentro de nobles propósitos, puedan ser desviados lamentablemente, contaminados por sus conductores, repercutiendo en las nuevas generaciones, que son las que pagarán los errores y la impunidad aberrante que se percibe en algunos países.

Para esta elite de lectores como ustedes, está totalmente claro, ¿verdad?

Siguiendo con el tema de los errores, yo quisiera que algún colega economista del actual gobierno, o si fuera posible, algún lector ávido del conocimiento, pudiera explicarnos, como evitar "los errores y la impunidad aberrante que se percibe en algunos países", bajo el esquema del SOCIALISMO DEL SIGLO XXI.

De verdad que si el socialismo del siglo XXI tiene los mismos fundamentos y principios del fracasado socialismo marxista-leninista de Rusia, o está enmarcado dentro de los lineamientos de la "boyante" economía de los últimos 40 años de Cuba, creo, amigos lectores, que DEBEMOS ABRIR LOS OJOS, Y DE UNA VEZ POR TODAS, BUSCAR UN SENDERO QUE NOS ILUMINE Y CAMBIE EL RUMBO DE NUESTROS PAÍSES.

Ahora bien: Si logramos escuchar a un economista emisario del Gobierno, o simplemente un intelectual estudioso de los acontecimientos económicos, políticos y sociales de los últimos tiempos, exponernos en forma concisa y transparente, con ejemplos concretos, las diferencias con los regímenes de los países anteriormente citados, y logra ACLARARNOS, cuáles son los principios fundamentales, su aplicación y su aporte en el crecimiento del PIB, en el desarrollo económico y social de los países incursos en el tal socialismo del siglo XXI, ¡¡¡caramba caballeros!!!, muchos de los que estamos leyendo, seríamos capaces de ACEPTARLO Y CONTRIBUIR PARA SU PUESTA EN MARCHA!!

¡¡OK!! Y para terminar, ¡¡si no ocurre nada!! Es decir, no escuchamos a ningún emisario, ni nada que se le parezca, ¿Será que nosotros, o alguno de nosotros, o "alguien" que consigamos en Marte, o donde sea, podría, contribuir con sus conocimientos e ideas bien sustentadas, en darnos luces en lo que tenemos que hacer en materia educativa, formativa, industrial, productiva y recreacional, entre otras, para ver si por fin, logramos despegar de este círculo vicioso del poder y de la corrupción?

Humberto Montoya-Munévar
El Universal
www.hmont.com
Publicar un comentario