13 junio 2009

Abjurar como Galilei

El jueves por la noche el presidente Hugo Chávez le dio una última oportunidad al canal Globovisión para que "rectifique". Dijo que "estaría dispuesto a apreciar un cambio en Globovisión". Lo que podríamos entender como una petición a que cambie su línea informativa, o que no informe el lado negativo de los hechos, que no opinen y que no denuncien la corrupción gubernamental, ya que eso "envenena la mente de la gente".

De no hacerlo "poco tiempo le queda saliendo al aire" advirtió el Primer Mandatario quien de esa manera asume el rol de fiscal y magistrado al mismo tiempo. Ya lo hizo con RCTV y para evitar un eventual regreso por la vía del cable, ya se están escribiendo desde la Asamblea Nacional las leyes donde el Gobierno le pondrá la mano también a los servicios por suscripción en el cual habrá una cláusula que le permitirá impedir la transmisión de cualquier canal que haya sido sancionado.

De modo que la solución para evitar la muerte del canal de noticias, es sencillo. Sólo tendrán que retractarse y transmitir buenas noticias. Ya lo hicieron otros canales

Especialmente ahora que en 2009 se celebra el año internacional de la astronomía, en homenaje a Galileo Galilei, vemos cómo la misma historia se encarga de reivindicar a quienes en un momento puedan deponer ciertos principios en función de preservar la vida.

Si bien Galilei fue obligado por la Santa Inquisición a abjurar de sus descubrimientos científicos y declarar de rodillas que la Tierra no giraban alrededor del Sol, cuatro siglos después, ha sido la propia Iglesia la que ha llevado la iniciativa para reivindicar la obra del científico italiano.

"Dos pasos adelante y uno atrás" dijo Lenin al justificar que a veces es necesario retroceder para sobrevivir. De modo que momentáneamente el país podría prescindir de enterarse en vivo y directo de los asesinatos que azotan a la población, las transgresiones a la Constitución, los robos a la nación por parte de figuras del Gobierno, y la regaladera de recursos al exterior.

Así como el caso de Galilei, a pesar de al abjuración, la Tierra siguió girando alrededor del Sol. Esto quiere decir que la realidad del país seguirá existiendo, los desmanes gubernamentales seguirán produciéndose y la población seguirá padeciendo la agresión impune de la delincuencia. Pero aún con medios controlados por el poder, la sociedad seguirá encontrando vías para comunicarse y expresar sus puntos de vista.

Creer que cerrar un canal evitará el flujo informativo y de opinión resulta tan absurdo como la orden del Estado Mayor del Ejército de obligar a los efectivos a reportar los mensajes "ofensivos" o "críticos" que circulan en los cuarteles en contra de Chávez.

Francisco Olivares

El Universal

folivares@eluniversal.com

Publicar un comentario