01 junio 2009

Síntomas...

Ya en esta fase del "éxtasis revolucionario" cuando no hacen falta los disimulos y cualquier atisbo de rubor democrático es casi una muestra de debilidad, es muy llamativo que Chávez tenga que regañar en público a los funcionarios, incluso de Poderes (en apariencia teórica) independientes para que cumplan sus órdenes.

El halón de orejas a Diosdado, a la Fiscal General y a la Presidenta del TSJ el pasado jueves en el maratónico show ahora por capítulos de Aló Presidente pudiera estar develando varias situaciones: 1- Algo está sucediendo a lo interno de las fuerzas revolucionarias incluso entre aquellos que tienen en sus manos la toma de decisiones que no quieren asumir las acciones "más comprometidas" con la Revolución. Y cuando hablamos de estas medidas, nos estamos refiriendo a la "raya máxima" de cerrar un medio de comunicación. Hecho que haría que esta persona pasará a ser recordada en nuestra Historia como el "gran verdugo" de la libertad de expresión. ¿Quién quiere ganarse esa rifa?

2- La molestia del Jefe es muy grande porque aunque habla y da órdenes en "vivo y directo" el resto pudiera estar jugando a un "sí ya vamos para allá" dilatando tales acciones. O lo que es lo mismo, el Comandante habla pero sus decisiones no son acatadas. Malo, malo, malo para un caudillo.

3- El propio Jefe no quiere ejecutar él sólo una medida tan riesgosa, triste y con tanto costo político y de imagen, por eso necesita "la comandita" para eludir responsabilidades.

4- Está tan conciente que la "raya" sería tan grande que necesita la apariencia de otros Poderes Públicos ejerciendo acciones "independientes".

5- Es perentorio ejecutar esa medida cuanto antes porque la caída libre en la opinión pública viene acelerándose. Un medio libre donde se están revelando los trapos sucios del régimen ya le resulta intolerable. En todo caso, como Chávez asume varios frentes la otra estrategia que está aplicando es la apertura de expedientes a los directivos de ese canal, como vemos que está sucediendo con Guillermo Zuloaga, pero a estas alturas de la historia nadie se come el cuento que esto fue "por pura casualidad" y que no tiene nada que ver con las presiones ejercidas al referido canal de noticias.

La semana que recién concluye el régimen se la jugó también con otro emblema: las elecciones. El CNE le puso punto suspensivo a la realización de comicios en el país. Por lo menos mientras la Asamblea le elabora el traje "pret aporté" a Chávez para que no exista la posibilidad de que pierda un nuevo evento comicial con la nueva Ley Electoral y de participación política que están cocinando. Así es, cada semana nos vamos alejando más del esquema democrático que nos forjamos los mismos venezolanos. Pero pese a quienes piensan que eso está sucediendo sin que tenga un costo, habría que remitirse a los últimos estudios de opinión pública. Nada de esto pasa en vano... 

María Isabel Párraga B

El Universal

mariaisabelparraga@gmail.com

Publicar un comentario