27 julio 2009

¿Percepción?

En una nación donde las "sensaciones" adquieren rango de "Estado" a la luz de lo dicho por la Defensora del Pueblo en relación a la inseguridad "presumiblemente" reinante en el país o "sensacional" como brillantemente expresara nuestro querido Laureano Márquez en su columna del diario Tal Cual hace varios días, dejarse llevar por las "percepciones", las "impresiones", las "sospechas", las "corazonadas", las "puntadas", las "intuiciones", el "olfato" o cualquier otro artilugio sensorial y en algunos casos hasta "extrasensorial" (por aquello de que muchos de los casos pertenecen a la "dimensión desconocida") pudiera resultar válido. Claro que no es una aseveración del todo objetiva, ni demasiado apegada al "método científico" pero es el propio régimen con su lectura epidérmica de la realidad es el que da "licencia para percibir". Un ejemplo de este estatus de "interpretación sensorial" es el tufillo de "narco-tolerancia", o por lo menos, "narco-indiferencia" que existe a ciertos niveles en los que parecen mezclarse lo político, lo económico, lo judicial, lo militar y, por qué no decirlo, en los que la sociedad, en buena parte "se hace la loca" ante los antivalores impuestos por esa industria que corrompe, corroe, carcome y se impone cuando los Estados no son lo suficientemente firmes y transparentes como para no dejarse penetrar por esa forma de obtener "dinero fácil". Y es que allí es donde está el detalle: ¿cómo luchar y ser realmente frontal en el combate de lo que en otras naciones es una fuente fácil, rápida y segura de financiamiento?

No son pocas las cosas que dan mala impresión. Más de uno dirá (y de hecho el aparataje estatal lo hace) que el informe del Senado estadounidense está "maleado" por los intereses del "imperio", que las denuncias de Honduras como "puente" de la droga presumiblemente procedente de Venezuela es un invento del régimen "golpista" de Micheletti, que la cantidad de droga incautada en puertos y aeropuertos del mundo que van de nuestro país no es un dato llamativo, que aparezcan videos de capos de la FARC (narcoguerrilla) hablando de financiamiento a gobiernos tampoco indica nada& La respuesta que hemos oído de las autoridades es que todo lo contrario, que aquí se han deportado muchos capos del narcotráfico, eso también es cierto. Pero también lo es el que esas capturas se dan sobre todo cuando el tema sube a grandes titulares.

Eso puede ser discutible y cada uno dará su explicación, pero particularmente lo que más preocupa es que existe en la sociedad el terreno abonado para que esa cultura del "dinero fácil" se imponga. Pese a su prédica revolucionaria, anticapitalista y austera, lo que vemos es un régimen en el que priva la ostentación, el lujo y la corrupción. El culto al trabajo duro y la motivación al logro lucen como "antivalores". Todo un caldo de cultivo. ¿Percepción? No sé& Un mal rollito, como dirían los españoles.

Publicar un comentario