25 julio 2009

Y cuando vengan por ti

No sé cómo escribir este artículo sin herir susceptibilidades, pero, lo escribiré de todas maneras. Se vienen tiempos oscuros para el país, no sólo por la crisis, ni por el mal gobierno, ni por la corrupción, los huecos en las calles o la delincuencia. No, por eso no, sino por la actitud que está tomando la gente. Siempre ha existido la crisis, siempre han habido malos gobiernos, desde que tengo uso de memoria hay corrupción; desde que nací hay huecos en las calles y el hampa siempre estará allí a la vuelta de la esquina, pero antes las personas como que hacíamos algo para alzar nuestra voz y hacernos sentir. Ahora como que no. Lo más cumbre es que nos sentamos a ver cómo todo se va perdiendo; ejemplos tenemos por montones, como el abandono de la oposición en la AN, el "cierre" de RCTV, la aplicación de la ley mordaza, la asignación autoritaria de dólares por parte de Cadivi, la persecución desmedida a personas como Lorenzo Mendoza o Guillermo Zuloaga, la amenaza constante a Globovisión, lo que se le viene a las radios, a la televisión por cable, a la educación. En fin, la lista se seguirá extendiendo.

¿Y qué hacemos nosotros, los que estamos en desacuerdo con todo eso? Pues marchamos de vez en cuando, los "líderes" salen en televisión hablando estupideces y rumbeamos todas las noches y fiestas de guardar, lo usual, pues. Miren, mi gente, vamos a estar claros, con marchas no vamos a llegar a ninguna parte, con líderes cobardes que se arranquen al exilio cuando la cosa se pone fea, tampoco y con estudiantes adoctrinados por dueños de medios, menos que menos. Aquí la cosa se va a poner bien fea, así que creo que hay que espabilar y comenzar a pensar en un plan de acción que no sea el de la doble M (o Maiquetía o Maicao). Así que pregunto: Cuando vengan por ti, ¿qué?



Publicar un comentario