31 agosto 2009

Estado de colmo

Hay síntomas que revelan un "algo" difícil de describir con palabras, es como un "estado de colmo" que se siente en el ambiente, una "sensación" de decadencia al límite que sugiere algún tipo de desenlace, un "ya no se puede más" en virtud de que el abuso y el irrespeto tocan lo inimaginable.

Era el 3 de febrero del año 1992, como a las 12 del mediodía. Quien esto escribe estaba en el centro de Caracas como era costumbre en una periodista de la fuente parlamentaria. Estaba caldeada la ciudad por esa época& Manifestaciones y quejas por todos lados. Se sentía la efervescencia. Sin embargo, lo que presenciamos esa fecha nos hizo tener esa percepción de "estado de colmo" que fue el preludio de la mañana siguiente. Un grupo de pensionados y jubilados, todos de canas, algunos con discapacidad física, pero básicamente con una profunda necesidad eran reprimidos fieramente, con bombas lacrimógenas, agua, perdigones y peinillazos por las fuerzas de seguridad del Estado. Allí no hubo compasión& Los abuelos fueron tratados como unos delincuentes por el simple hecho de protestar& Todos los que presenciamos esos hechos tuvimos la misma expresión: "esto ya es el colmo, es inaguantable, aquí va a pasar algo"&

No es necesario comentar cómo amanecimos al día siguiente. Tal vez para muchos fue una sorpresa, pero lo que sí nadie puede negar es que se sentía en el ambiente esa percepción de "ya basta" que fue capitalizada por quienes intentaron el "asalto al poder" por unas vías que criticamos en su momento y que seguimos rechazando como alternativa en este. Que no se diga que queremos un atajo erróneo de la Historia, pero por eso mismo nos preocupa esa misma sensación de "estado de colmo", de "crispación al límite" y de represión total de los últimos días. Para muestra algunos hechos recientes en menos de dos semanas: golpizas brutales a periodistas por parte de simpatizantes del proceso, represión con gas del bueno a los manifestantes de la oposición en la marcha de hace dos sábados, premio con orden del Libertador incluida al coronel encargado de la operación, igual dosis de maltrato para los trabajadores de la Alcaldía Metropolitana aderezadas con detenciones incluida la del prefecto de Caracas, la GN aplicando una similar metodología a los agricultores de Timotes, agresión con toda la fuerza de la sinrazón por parte de la PM a damnificados en Antímano con saldo de varias personas heridas. Eso en tan sólo 10 días de contabilidad y recurriendo a la no muy buena memoria de quien esto escribe&

No sabemos cuánto tiempo puede durar este "estado de colmo", si la situación se tornará aún más crítica y el desenlace que tendrá esta historia. Pero sería conveniente que los personeros del gobierno revisaran los acontecimientos de los cuales fueron protagonistas en el pasado, a la luz del descontento que se siente por doquier. Queremos pensar que en alguna instancia del poder queda algo de sensatez& ¿Ingenuidad?

Publicar un comentario