11 septiembre 2009

Después de marchar: agua mineral


En Venezuela se realizaron 1.410 marchas de protesta desde enero hasta julio del 2009. Y 108 en agosto. Total: 1.518 marchas. La mayoría fue promovida por sectores independientes que no tenían nada que ver con la política sino con las insoportables calamidades que están sufriendo sus comunidades. El segundo gran grupo de protestantes fueron chavistas, reclamando sus reivindicaciones laborales o intentando contrarrestar con sus contramarchas el impacto de las manifestaciones de la oposición. Y el tercer grupo de marchas fue organizado por la oposición en disidencia hacia la política castrocomunista del Gobierno. O sea: el pueblo está en la calle.

Y, ¿qué hace la gente después de las marchas? La mayoría va a beber agua mineral para calmar la sed y el calor. Otros a comer perros calientes o a descansar los pies maltrechos por el inusual ejercicio físico. Y los de la oposición, que han llevado la peor parte, verbigracia: gas del bueno, van a un sitio seguro, a moco tendido, full lagrimas y ojos color tomate, a utilizar los pañuelos que llevaron por si acaso. Después, entre comentarios de que "la marcha estuvo muy buena", viene la calma; como después de las tempestades. Y el Gobierno: muerto de la risa.

Piense en lo siguiente: muchas marchas llevan a la rutina y, en consecuencia, a la inefectividad. Es algo así como trabajar mucho y lograr poco, o como dice mi pueblo: "mucho trabajo y pocos reales"; y en este escenario la oposición está llevando la peor parte: mucho esfuerzo, pocos logros y, lo peor, está cayendo en la trampa del Gobierno con su eterna estrategia de "no pararle" a esas manifestaciones y esperar con paciencia el cansancio, la obstinación, el escepticismo y, por supuesto, el abandono de los ciudadanos, para hacer lo que le da la gana con este país. Y lo está haciendo.

Ahora, piense en esto otro: ¿es que la oposición no tiene otra cosa que hacer que marchar para entregar documentos que otros botarán en el tobo de la basura, y decir cualquier cosa por televisión o por la prensa escrita?. Válgame Dios. Creo que llegó el momento de cambiar de aptitud. Por ejemplo, la oposición debería de estar gastando esas energías en buscar las mejores estrategias para ganar la Asamblea Nacional en las elecciones del 2010, porque la Asamblea Nacional y Pdvsa constituyen los 2 soportes vitales o, mejor dicho, los 2 alcahuetes de este Gobierno y, si el Gobierno pierde el control de la Asamblea Nacional, bailará con una sola pata y nos quitaremos esa garrapata de encima. Y la mejor estrategia para el triunfo de la oposición es la consolidación de un solo partido político, con una sola tarjeta electoral, para aglutinar a toda la gente que adversa esta ideología castrocomunista. Esto lo sabe el Gobierno, y por esa razón ya puso en marcha sus tácticas ventajistas con modificación del reglamento electoral, la propuesta de cambio de la directiva del CNE en el 2010, campaña electoral anticipada del ineficaz, coacción de la gente de su partido y de los trabajadores de los organismos públicos para ganar esas elecciones. Mientras tanto, la oposición continúa gastando energías en marchas, bebiendo agua mineral y llamando a despertar al resto de los venezolanos. Aunque creo que quien tiene que despertar, y ahora, es la oposición.

Atención: ya sonó la alarma del reloj despertador. Despertemos.


Publicar un comentario