29 noviembre 2009

¿Ríe usted, señor Presidente?

Los 731 medios de comunicación que posee el Gobierno (¡eso sí que es un "latifundio mediático"!) se dedican a propagar las "excelsas virtudes" del héroe del Palacio Blanco, las nunca vistas maravillas de su "revolución", a insultar a la oposición, a mandatarios que no han sido doblegados por la petrochequera y, desde luego, a "El Imperio". A medida que las proyecciones electorales presentan una brecha mayor entre la obsesión presidencial de estar en el poder indefinidamente y el crecimiento del rechazo popular, en esa medida "la hegemonía mediática" oficial aumenta sus agresiones contra quienes se resisten a los abusos oficiales expresados en la existencia de numerosos presos políticos y en la utilización de los jueces rojos como instrumentos de persecución de la disidencia.

El título viene a propósito de las piruetas del pasquín oficialista VEA para descalificar a los medios independientes, a los estudiantes en huelga de hambre y a los partidos democráticos que están trabajando a favor de la unidad y de sumar a vastos sectores de la sociedad en la defensa de los valores democráticos y su inserción en las listas de las elecciones parlamentarias. Marciano (que sea o no JVR, en su texto crece el desespero por la caída del apoyo presidencial) el jueves mostraba un aparente regocijo llamando "zánganos de la política" a los líderes de la oposición, de quienes Chávez se ríe y se burla a sus anchas: "Da risa como el Presidente juega con ellos. Como se los vacila a diario. Con lo cual se incrementa en ellos la arrechera".(sic).

¿Ríe usted, también, Presidente, ante la contracción del PIB del 4,5%, la caída del consumo del 4,8%, el descenso del 14,5% de la ya muy baja inversión y del 10% del sector manufacturero, del crecimiento del desempleo y del enorme déficit fiscal, hechos que colocan a Venezuela en una recesión que victimiza al "soberano", a quien tanto decía usted amar? ¿Se regocija, Presidente, por la debacle de Pdvsa, cuyos estados financieros registran una caída de sus ganancias del 67%, 52% del aporte fiscal, sin contar una brutal reducción del 35% de los aportes a las misiones? ¿Considera divertido que Pdvsa tenga más de $ 8 mil millones de cuentas por pagar, que miles de proveedores nacionales hayan quebrado porque la industria no les paga, mientras usted anuncia que Pdvsa entregará $ 2.200 millones a Rusia para la compra de armas de guerra? ¿Le parece un vacilón, Presidente, que la quebrada Pdvsa pase raqueta por $ 7 mil millones a otros organismos oficiales, mil millones de los cuales pertenecían a Fogade y estaban destinados a proteger a los ahorristas de los voraces banqueros boliburgueses enriquecidos a la sombra de la corrupción chavista? ¿Le resulta gracioso, Presidente, que al cierre de este año la deuda pública total alcanzará los $ 100 mil millones y que la inflación real, diga lo que diga su BCV, no bajará del 30%, mientras usted sigue regalando nuestros recursos a bandidos como Ortega o los Castro? ¿Y no le cortaremos su graciosa risa, Presidente, si le preguntamos, qué ha hecho usted con los más de $ 900 mil millones recibidos durante estos casi 11 años de gobierno, en vista de que no ha construido autopistas, ni hospitales ni escuelas ni viviendas ni ha pagado pasivos laborales, ha despojado de sus recursos a gobernaciones y alcaldías y quebrado las empresas básicas a causa de su obsesión de convertirlas en empresas "socialistas" y en poner en ellas a corruptos e ineptos de franela roja? ¿Cuán fuerte será su carcajada, Presidente, al ver que su Gobierno adeuda $ mil millones a los proveedores de bienes y servicios de Guayana, que 30% de las empresas de la zona bajaron la santamaría, que 50% están a punto de cerrar y que a miles de trabajadores de la zona que aún no han recibido sus utilidades, ni la última quincena, se les amenaza con cerrar sus fuentes de trabajo, dizque "porque no producen divisas"? No deje de reírse, Presidente, pero ¿cómo van a producir divisas si su ministro Rodolfo Sanz anunció que "Venezuela no venderá más acero y aluminio a Colombia"? ¡Qué vacilón! ¡Usted sí es hábil, Presidente! Esa guerra contra Uribe le sirve para ocultar que no le puede enviar acero, ni aluminio a Colombia ni a ningún otro país, porque ya no los producen las empresas arruinadas por su marabunta roja-rojita. ¿Interrumpo su diversión, Presidente, si le recuerdo que la Sidor privatizada generaba enormes ganancias, y para que hiciera juego con las demás empresas de la CVG, usted ya la quebró?

Su carcajada más estentórea, Presidente, es para celebrar que Jaua le ha convertido en el rey del cementerio agrícola que es Venezuela, y su cara usurpadora, Jacqueline Faría, desde el muladar y caos que es la capital, nos anuncia que "la prioridad es una Caracas sabrosa, segura y bonita". Ja, ja, ja.

Publicar un comentario