15 enero 2010

El viernes rojo rojito de Chávez

Ahora resulta que la devaluación capitalista que se lanzó el académico de la revolución es para beneficiar al pueblo. Puede más la tentación de engañar que la honestidad de un mandatario de tiempos modernos ¿O acaso cree el líder intergaláctico que a estas alturas se puede mantener la estafa y la coba así de fácil?

La verdad es que Chávez ya tiene varios viernes negros. Este es el más poderoso. A decir verdad, este último viernes negro de Hugo Chávez dejó en pañales, en términos porcentuales, a todos los de sus tan criticados antecesores. Es que siempre tiene que ganar.

Ahorita no se sabe exactamente quiénes son los apátridas, los lacayos o los peones del imperio. El señor socialista, copia malosa del asesino del Caribe, Fidel Castro, se tiró una acción tan impopular que ni el FMI en los 90.

Y eso que el líder intergaláctico se cansó de decir que estamos blindados, que aquí no entra ni coquito, que nunca devaluaremos. Al final le sacó los reales al pueblo, le tumbó más de la mitad a los sueldos y "desbarató" los ahorros de la gente, sólo para seguir regalando plata a sus hermanos vividores, como hará muy pronto una vez más con el sádico de Nicaragua. 130 millones de dólares no devaluados para Ortega, tan necesitado de cariño por estos días.

La devaluación promoverá la inclusión social, dijo el sabio militar. "Las medidas que oportunamente hemos tomado impulsarán la productividad nacional". Si alguien ha escuchado una coba más grande que la ponga en la mesa y recoja el pote. Esto, además de ilógico para un socialismo de cuartel, es imposible bajo el manto de un gobierno ladrón e ineficiente. Que importamos de todo dijo sorprendido el líder intergaláctico. Como siempre. Nunca sabe nada. ¿Es que no sabe que en su Gobierno se ha incrementado la dependencia petrolera a tal punto que se están importando hasta los calzoncillos verde oliva para el ejército revolucionario? ¿Acaso no sabe que esos valientes interiores importados se pagan con dólares gringos y no esa payasada llamada sucre del ALBA. Trate de pagar un saco de caraotas a República Dominicana con un perol de esos a ver qué le dicen. Ya el prócer comunista había afirmado a Patricia Janiot de CNN que "no tenemos necesidad de devaluar la moneda". Pues, a pesar de los enormes ingresos petroleros, Hugo Chávez y los chavistas quebraron al país, a Pdvsa, a la CVG. Todo lo que tocan

Alí Rodríguez, otro mago del discurso, había dicho hace poco que el Gobierno descarta una devaluación, porque no es necesaria en este momento y que encarecería mucho las importaciones. "Somos un país importador. Sólo exportamos petróleo básicamente. Una devaluación automáticamente encarece las importaciones, en un momento en que hay que cuidar hasta el último dólar". Socialismo estilo Rodríguez.

Ahora hasta la devaluación es socialista. Para bien del pueblo rojo rojito.

Publicar un comentario