21 febrero 2010

¿Será que ¡otra vez! no entienden?

Pudieran ser los responsables de una abstención-castigo y del fin de la democracia en Venezuela

Simpatizantes de partidos que adversan al Gobierno y los mal llamados "ni-ni" o "no alineados" (clarísimos en que no van a votar por Chávez aunque aún desconfían de los dirigentes opositores) comienzan a preocuparse al observar en algunos cuadros de la oposición signos similares a los sufridos en las elecciones regionales, en las que, a causa del divismo, de la voracidad burocrática y de la fragmentación, se perdieron las más importantes alcaldías del país y algunas gobernaciones, como la de Bolívar. Si fue gravísimo entonces, hoy es criminal de cara a unas elecciones parlamentarias que, de ganarlas Chávez, aplicaría irremediablemente el modelo comunista cubano.

El anuncio de que el 25 de abril se realizarían las primarias para los aspirantes a diputados por las listas opositoras, se ha visto enturbiado por los enfrentamientos públicos entre grupos y posibles candidatos. A esos malos ejemplos se unen las disputas internas del partido Copei, ya obscenamente externas.

Es comidilla del twitter, otros foros de internet, radio, TV y prensa nacionales, la pugna por encabezar la lista de Miranda entre el juego adelantado de Julio Borges (quien después de la pérdida de la gobernación de Bolívar debería ser más cauteloso) y las aspiraciones del ex gobernador Enrique Mendoza, quien contribuyó visiblemente al triunfo de Capriles Radonski a la gobernación de Miranda. Si las cosas siguen así, la Mesa Unitaria deberá ampliar las primarias en ese estado, a fin de que sean los mirandinos los que decidan. Lo dicho no obsta para reconocer que los dos serían excelentes parlamentarios.

Los errores de las regionales vuelven a repetirse en Carabobo, donde los Salas (con importantes logros en el pasado) reinciden con su divismo y afán monopólico, si se piensa que han surgido figuras nuevas que también tienen derecho a medirse. Recordemos que la Alcaldía de Valencia la perdió Miguel Cocchiola por muy pocos votos, a causa de la terquedad de los Salas en imponer otra candidatura que las encuestas daban como perdedora. Hoy los valencianos sufren a un chavista como el peor alcalde que ha tenido la ciudad. La prensa regional da cuenta de la paradoja de dos mesas "unitarias" en Carabobo: una integrada por Proyecto Venezuela (de los Salas, a la que se adscribió Un Nuevo Tiempo) y la otra por AD, Cuentas Claras, Copei, MAS, Podemos, PJ, Un Solo Pueblo, LCR, y otros. El pasado jueves el ex gobernador Salas Römer (SR) exigió que su nombre encabece el circuito 3. Solo así se sentará a conversar con los demás partidos (¿significa eso que no se someterá a las primarias, anunciadas para todo el estado?). SR aludió críticamente a "Cuentas Claras" del alcalde de San Diego, Enzo Escarano, porque apoya a Miguel Cocchiola por el circuito 3. Según informa El Universal ("Salas Römer descalifica a Cocchiola como aspirante" 18-02-2010) SR "puso en duda que Cocchiola sea un buen parlamentario y afirmó que el empresario no tiene nada que buscar en la Asamblea, donde se necesitan personas con experiencia y reconocimiento a nivel nacional, como es su caso".

¿Quiere decir entonces que figuras jóvenes provenientes de los partidos, universidades, del sector privado o de ONGs no podrían ser diputados "porque no tienen experiencia"?. ¿Es que las viejas figuras no entienden que los mayoritarios "ni-ni" piden que haya también independientes en las listas al Parlamento como una señal de que los partidos están dispuestos a cambiar después de los enormes errores del pasado lejano (que abonaron el acceso de Chávez a Miraflores) y los errores del pasado reciente (que hicieron que Chávez se atornillase en el poder)?

Es criminal insistir en personalismos mezquinos en el momento de mayor debilidad del régimen. Justo cuando muchos de los electores chavistas muestran su descontento porque no les han dado la vivienda prometida, están acosados por la inflación y el fantasma del desabastecimiento, no tienen luz, ni agua y son masacrados por el hampa. Es criminal exhibir esa estúpida voracidad justo cuando las encuestas revelan que si hay unidad y las listas se integran con una mezcla plural de experiencia política, independencia y brillantez profesional, los ni-ni saldrán masivamente a votar por un Parlamento que esté al servicio del país y de la Justicia y no de un hombre obsesionado por el poder y en repetir el modelo cubano de hambre y de opresión .

La cronista no quisiera estar en el pellejo de quienes -de seguir así- pudieran ser los responsables de una abstención-castigo y del fin de la democracia en Venezuela. Ojalá que, a pesar de las apariencias, esta vez sí entiendan y atiendan.


Marta Colomina
El Universal
Publicar un comentario