19 marzo 2010

7 niños no afectaron el Guri desde el 2000

Desde que la presa hidroeléctrica del Guri, cuyo lago o embalse fue creado con los caudales del Río Caroní, existe y genera energía para Venezuela, han ocurrido 8 fenómenos "El Niño" o de años de sequía del total de 18 contabilizados desde 1950, pero nunca habían causado una crisis del sistema eléctrico nacional como hoy, a pesar de que otros han sido mucho más "fuertes", en cuanto a sequía.

Es un fenómeno normal, de ciclo impreciso, causado por un cambio en las corrientes del Océano Pacífico pues frente a las costas de Perú "sube" una corriente cálida que aleja los peces hacia zonas mas frías y genera cambios en el clima, causando desmedidas lluvias en unas zonas y sequía en otras.

Es un fenómeno estudiado desde hace décadas pero del que hay registros y huellas de cientos de años. Nada tiene que ver con el llamado "cambio climático", ni con los daños causados por la intervención humana en el planeta. El "Niño" de 2009 causó una baja en las lluvias en la cuenca de los ríos Caroní y Paragua que son los que ­tras unirse este último al primero nombrado­ llenan el embalse del Guri.

Durante todo el año 2009 a Guri le entró un caudal promedio de 4.163 metros cúbicos por segundo (m3/seg) lo cual es ligeramente más bajo que el promedio histórico. La baja fue de 13.3% con respecto al promedio histórico de 4.818 m3/seg, lo cual, sin embargo, no lo ubica como un año "grave" si se compara con el hecho que tres "Niños" anteriores a 2009 ­los de 2001, 1992 y 1978­ fueron considerablemente más intensos con caudales promedio de 4008 m3/seg, 3.852m3/seg y 3539m3/seg.

El caudal de aguas al Guri en 2001 fue 33% menos que el pro medio, es decir, 20% más intenso que 2009.En ninguno de esos tres años hubo crisis eléctrica ni se apeló a racionamientos. Guri aguantó y el sistema eléctrico nacional pudo compensar.

Mas aún, al "Niño" de 2001, le siguieron un 2002 "justo en el promedio" con apenas 5.000 m3/seg y un 2003 ligeramente "Niño" con 4666 m3/seg, lo que quiere decir que el embalse nunca pudo recuperarse, porque los meses de lluvias no trajeron suficiente agua, de modo que 2003 fue particularmente grave y el embalse estuvo muy cerca de la cota de colapso de 240 mts sobre el nivel del mar.

Y sin embargo, el Sistema Eléctrico Nacional, que el gobierno de Chávez heredó de los gobiernos anteriores, pudo soportar el duro golpe de tres años continuos secos.

Ya para ese momento era evidente (y se lo advertían al gobierno los informes de Edelca, Opsis y la CAF) que se requerían más aportes de energía de origen termoeléctrico para equilibrar a Guri en años secos, pero Planta Centro, por ejemplo, con capacidad nominal de 2 mil MW, no sólo no fue repotenciada sino que la abandonaron al punto de que hoy produce el 10% de su capacidad.

Tampoco se hizo Termosucre, proyecto para 1 mil MW, ni la cuarta planta térmica de la Electricidad de Caracas. Ni se terminó la hidroeléctrica andina La Vueltosa mientras Tocoma, la cuarta hidroeléctrica del Caroní, que usaría la misma agua del Guri, lleva ya dos años de atraso.

Guri comenzó a producir energía eléctrica en 1968 al entrar en servicio las primeras turbinas de su Casa de Máquinas I ubicada en la cota 213 snm. En 1976 ya estaba en pleno funcionamiento y tres años después comenzó a construirse la II etapa, elevando el nivel de presa. Las bocas para el ingreso de agua a la Casa de Máquinas II con 10 turbinas de mayor modernidad y eficiencia quedaron a 240 mts snm y el embalse se puede llenar hasta 271mts snm.

Esa Casa de Maquinas comenzó a operar en 1984 y se completó en 1986. Además de los tres años más secos que 2009, otros tres fueron de nivel semejante. En 1997 el aporte fue de 4.384m3/seg, apenas un "poquito" más que este año recién finalizado. En 1987 el aporte fue 4.401m3/seg y en 1978 con 4.378m3/seg.

"EL NIÑO" NO TIENE LA CULPA
Como puede verse, nada tiene de veraz afirmar que "simplemente no ha llovido... este es el año más seco", cosa que repite con frecuencia el presidente Chávez para culpar a "El Niño" y justificar la crisis, evadiendo sus propias responsabilidades.

Guri y el Sistema Eléctrico Nacional Interconectado han pasado todas las sequías y los golpes de "El Niño" sin mayores problemas a lo largo de tres décadas. Pero la otra clave del descalabro actual, además de la desinversión, es que en este 2009 el Gobierno estuvo "exprimiendo" al Guri ante el déficit termoeléctrico, al punto que "turbinaron" 38% más agua de lo debido y en los meses de lluvia, en lugar de subir el embalse, lo bajaron 7 metros.

Ese balance entre generación "hidro" y "termo", se quebró al para lizarse las inversiones en termo electricidad en estos 10 años pese a ser la época de mayores ingresos petroleros y fiscales para el Estado venezolano. Por un lado se deterioraron algunas termoeléctricas importantes y por el otro se detuvo el crecimiento en la generación de energía mientras la población y el país crecían generando mas demanda.

El informe de la Corporación Andina de Fomento (CAF) del año 2000, el informe de Edelca de 2002 y el informe de Opsis de 2003 le presentaron al presidente Chávez y a sus ministros todo el panorama. Le advirtieron que de no continuarse las inversiones en termoelectricidad habría déficit en un año "Niño". El Gobierno creó en 2003 una comisión presidencial para el sector eléctrico que fue disuelta un año después sin que nada ocurriera.

Damián Prat C.
Publicar un comentario