28 marzo 2010

Con OAP y Zuloaga van 36

Si por los "delitos" que tartajea la Fiscal General y los demás aplaudidores oficiales fueron "capturados" Oswaldo Alvarez Paz, ex gobernador del Zulia, y Guillermo Zuloaga, presidente de Globovisión, el Gobierno debería saber que más de 14 millones de venezolanos adultos compartimos la misma visión y estamos dispuestos a emitir públicamente opiniones sobre los abusos de poder, las ofensas personales e institucionales, las malas "juntas" y las constantes violaciones constitucionales protagonizadas por quien pretende convertir a Venezuela en un cuartel.

¿Qué dijo Oswaldo Álvarez Paz (OAP) que no haya dicho el juez de la Audiencia Española que investiga las relaciones entre la ETA y las FARC, grupos terroristas que habrían estado operando en Venezuela y planificando un atentado contra el presidente Uribe en España? ¿Es que acaso el Innombrable no ha abogado por otorgar beligerancia a las FARC, guardó un minuto de silencio por la muerte del guerrillero y narcotraficante Raúl Reyes, permite en Venezuela más de un culto a Marulanda y en los archivos de la FAN y Miraflores abundan los informes sobre guerrilleros en Apure, Barinas, Perijá y otros lugares del país? ¿Por qué ofenderse cuando OAP cita en Globovisión "las relaciones del régimen venezolano con estructuras que sirven al narcotráfico, como las FARC y otras que existen en el continente", si el reciente informe de la ONU acusa que Venezuela se ha convertido en el lugar de tránsito de drogas -sobre todo cocaína- hacia Europa? Desde el "Aló Ciudadano" OAP exhortó a Chávez a dar toda la cooperación del mundo, caiga quien caiga, al Gobierno de España para investigar las supuestas conexiones entre ETA y las FARC, porque, de lo contrario, "el que puede caer es el propio Jefe del Estado" (El Mundo de España, 24-03-2010). ¿Acaso esa caída puede leerla Chávez y sus jueces como "un golpe de Estado" o, por el contrario, como la caída del apoyo popular y la subsecuente salida del poder por vía del voto en el 2012, que es lo que el 70% de los venezolanos expresan en todas las encuestas?

Guillermo Zuloaga, presidente de Globovisión, también fue detenido por el delito de "opinar", que en todas las constituciones del mundo es un derecho inviolable. Tanto OAP como Zuloaga fueron "capturados" por "temor a la fuga", mentira flagrante al constatar que OAP sabía de su orden de detención día y medio antes de que la Disip llegase a su casa (tiempo suficiente para haberse ido del país) y Zuloaga regresó a Venezuela después de asistir a la Asamblea de la SIP en Aruba, a sabiendas de que, poco después de su enérgica respuesta ante las falsas acusaciones de los oficialistas asalariados que irrumpieron en dicha Asamblea, ya voceros de la roja AN pedían que Zuloaga fuese imputado "por ofensas al Jefe del Estado". ¿Y qué ofensas fueron esas? Pues decir lo que millones de venezolanos pensamos después de aquel aciago abril cuando Tiburón Uno ordenaba a Tiburón Dos aplicar el macabro Plan Ávila contra más de un millón de pacíficos manifestantes. Millones de venezolanos vimos horrorizados aquella cadena presidencial mientras pistoleros y francotiradores segaban inocentes vidas humanas. Si tan ajeno a esos acontecimientos era quien hoy se siente agraviado ¿por qué no permitió el nombramiento de una Comisión de la Verdad que investigase los hechos, en vez de optar por las mentiras de "La Revolución no será televisada" y las miles de horas de propaganda ensalzando las "heroicidades" de los pistoleros de Puente Llaguno?

"Vilipendio contra el Presidente" es el cargo contra Zuloaga. A OAP le acusan de "conspiración" (pena de 8 a 16 años), "instigación pública a delinquir" y "difusión de información falsa". ¿Quién mayor conspirador que Chávez, si habría entrado a las FAN para acabar con la Democracia, cosa que ejecuta en el presente? Y a propósito de la "instigación a delinquir", ¿recuerdan cuando el recién estrenado Presidente dijo que si alguien robaba por hambre, no era delito?

No hay medio importante en el mundo que no haya criticado las ilegales detenciones de OAP y de Zuloaga, con las que Chávez pretende asustarnos para que no opinemos sobre la ruina económica, el colapso eléctrico, la criminalidad desatada, las encuestas con su inexorable caída y los cacerolazos constantes. Con OAP y Zuloaga son 36 los presos políticos, a los que se añadirá otro perseguido, el diputado Wilmer Azuaje, a quien en horas le despojarán de su inmunidad. ¿Nos vamos a la playa o salimos a protestar como es nuestro deber?

PD: La condena internacional ha sido tan contundente que hasta el renuente Insulza solicitó la liberación de Zuloaga, quien ahora está bajo libertad condicional. ¡Fin de mundo!

Publicar un comentario