09 mayo 2010

4 razones de mil para no votar por Chávez

De las mil razones por las que votaremos contra Chávez en las parlamentarias del 26-S, hemos extraído cuatro demostradoras de que los venezolanos estamos en manos de una secta delictiva que invade, ejerce la rapiña en nombre de la ley, sustrae los recursos públicos para su proyecto político continental y utiliza la represión de los cuerpos de seguridad del Estado y las acciones violentas de grupos delictivos "revolucionarios" para aterrar a la población.

1) En Margarita, 400 invasores asaltaron de madrugada un importante hotel en Porlamar en el que pernoctaban 250 turistas. Al grito de "queremos vivienda" destrozaron a martillazos las 300 puertas del hotel e irrumpieron con violencia en las habitaciones, cuyos ocupantes huyeron despavoridos. Los invasores se llevaron los enseres de los turistas y robaron también los televisores y lencería del hotel. Así como Chávez dijo que un pobre no cometía delito si robaba por hambre, de la misma manera las bandas organizadas (que no son parte del pueblo decente que quiere casa y trabajo dignos ganados con su esfuerzo) están autorizadas a invadir fincas, hoteles, edificios, casas y terrenos de los "ricos". Como Fidel, que no construyó viviendas y con represión se eternizó en el poder, así Chávez no tiene viviendas en su haber, a pesar de haber dispuesto de enormes recursos. La Cámara Inmobiliaria reconoce que no ha arrancado ni el 10% de las construcciones previstas para este año, porque desde el primer trimestre la construcción de viviendas está afectada por la escasez de piedras, cabillas, arena y cemento". Es decir, todos los insumos que pasaron a manos de la "revolución" con el grito de "¡Exprópiense!".

2) ¿Por qué no hay leche, queso blanco, mantequilla, margarina, arroz, aceite, azúcar, café y otros? Porque la rapiña de los "matones del INTI portando armas de guerra" contra la finca de Diego Arria -paradigma en producción de leche-, es el modelo chavista de destrucción de la producción nacional (El Charcote, Hato Frío, la modesta finca del Cap. Guyón, los sembradíos de caña, etc.). Así Chávez destruye el empleo nacional, al ir contra los trabajadores de Polar, Guayana, ganaderos e industriales. La última hazaña de los jefes del INTI fue aterrizar en helicóptero en la finca de Arria y proceder a saquear la bodeguita. Se llevaron los quesos, mermelada, etc. Como Alí Babá y sus 40 ...

3) En plena recesión y con demandas sociales insatisfechas, Chávez regaló a Nicaragua $ 50 millones para obras y, a través de la Pdvsa que incumple con sus trabajadores, le regala $ 23 millones más al corrupto Ortega para entregar un bono a sus 120 mil empleados públicos, mientras a los venezolanos les persigue y encarcela por reclamar sus derechos laborales.

4) Basada en el informe de la GN, la valiente Sebastiana Barráez (Quinto Día No. 696) relata lo ocurrido el 25 de abril, cuando unas 200 personas que iban con Robert Serra, candidato del PSUV a la AN por el 23 de Enero, se encontraron con dos motorizados con ropas alusivas a Copei. La caravana quiso agredir a los dos motorizados y la comunidad le pide a la GN que intervenga. Los militares dispersan a los oficialistas violentos y detienen a Franklin Elías González del 23 de Enero, por llevar una pistola calibre 38 con seriales limados. Luego unos 30 motorizados, en compañía de Serra, disparan intentando amedrentar a los GN. Llegan refuerzos militares. La GN fue amenazada con que si no daban la libertad a su camarada (el de la pistola limada) "nos iban a buscar debajo de las piedras, porque no sabíamos con quiénes nos estábamos metiendo, que ellos eran del grupo Tupamaro. Nos pidieron bajar las armas, preguntándonos que si queríamos guerra (... ) que tenían el poder de tirarnos un atentado donde no quede ningún guardia vivo, que jamás íbamos a poder con ellos porque los comandaba el alto mando del Estado y que ellos eran el verdadero gobierno". González es llevado detenido al D-Móvil 51. Serra alegó que González era su primo y que haría algunas llamadas para que lo soltaran. El viceministro de Seguridad dijo que por instrucciones del ministro El Aissami se evitara que los hechos se hicieran públicos a través de los medios. Y habría ordenado que el hombre del arma con seriales limados se le entregara a Serra. El informe concluye con una orden vergonzosa del comandante de la GN, general Carrión, "Poner a González en libertad y no se hable más del asunto". El desenlace es aún más aberrante: a los GN les abrieron un procedimiento disciplinario y los enviaron castigados a la frontera. (¡Patria malandra o muerte!)

Queda claro entonces que los Tupamaros, La Piedrita y otras bandas son "el verdadero Gobierno"


Publicar un comentario