26 junio 2010

¿Es esta la Venezuela que queremos?

Actualmente ser optimista con el país que tenemos es casi una utopía. El solo salir a la calle representa no solo un desafío a la delincuencia, también implica luchar con vías deterioradas, con basura, con autoridades incompetentes y con problemas graves de valores tanto de conductores como de peatones. ¿Será que estoy exagerando y nuestro país está como dicen algunos, "en vías de convertirse en una potencia"? Revisemos tres aspectos de nuestra realidad para ver como estamos, y ver si de verdad este es el país que queremos.

En el plano económico tenemos que a pesar de que nuestros vecinos latinoamericanos ya han superado los embate de la crisis económica mundial, nuestro país está sumido en una Estanflación (inflación + caída del PIB). El PIB venezolano del primer trimestre de 2010 presenta una contracción cercana al 6% con respecto al mismo período del año pasado, y lo más grave es que con este trimestre, ya son cuatro los trimestres en los cuales la economía venezolana presenta un decrecimiento económico. Las estimaciones de analistas hablan de una caída entre el 3% al 4% de la economía venezolana para este año, tendencia que podría mantenerse para el año 2011. Por otra parte tenemos que la variación acumulada del INPC al cierre mayo de este año se ubica en 14,2%, cifra mayor a la de igual período del año pasado (8,9%). Por su parte, la variación anualizada correspondiente al mes de mayo de 2010 es de 31,2%, por encima de la observada en mayo de 2009 (26,8%). Las proyecciones hablan de una inflación total para este año de alrededor de 35%-40% (no será mayor por la caída del PIB). En resumen Venezuela será el único país de esta parte del mundo con caída del PIB, y al mismo tiempo con la mayor inflación. ¿Son estos números, con un mercado petrolero estable y precios en torno a los $80/barril, los que se debería mostrar nuestro país?

En el plano político las cosas no pintan mejor. Existe un líder que controla el país casi como una hacienda, y los demás actores políticos parecen sacados de nuestras peores pesadillas. Los que lo apoyan no tienen ningún peso, solo juegan a congraciarse con el supremo jefe, y quienes lo adversan prácticamente no hacen nada, no generan ideas novedosas ni plantean de manera seria, un camino diferente que enamore a las masas a intentar cambiar el modelo político. Bajo esta lamentable realidad, el panorama político seguirá exhibiendo los actuales alarmantes desniveles, sin que se produzcan los cambios que necesita el país para mejorar.

Ahora vamos con el tema de la inseguridad: ¿sabía usted estimado lector que según Roberto Briceño León, director del Observatorio Venezolano de Violencia se esperan 18 mil muertes violentas para este año? Briceño dice que la impunidad tiene una relación muy estrecha con el aumento de los asesinatos, algo que es totalmente lógico porque existen incentivos a cometerlos si sabes la probabilidad de ser castigado es muy baja. También recordó algo que todos sabemos y lamentamos: mientras que en el año 2008 por cada 100 homicidios se detuvieron a 110 personas, en el 2009 por cada 100 homicidios solo se apresaron a nueve personas. ¿Otra prueba de lo delicado del problema de la delincuencia?, En los primeros 17 días del mes de junio han ingresado 118 cadáveres a la Morgue de Bello Monte. ¿Queremos esto para nuestro país?

De verdad no sé ustedes, pero la situación actual de nuestro país está lejos de producirme alegría, de hacerme sentir feliz y mucho menos orgulloso. ¿Lo más trágico de nuestra realidad?, que no veo salidas ni mejoras a corto ni mediano plazo que me hagan sentir optimista de cara al futuro, por lo que en mi opinión nuestro mejor escenario es que al menos esto no "siga empeorando".

Luis Oliveros
El Universal
Luis_cesar_13@yahoo.com
@luisoliveros
Publicar un comentario