16 junio 2010

¿Quién sabe?

El Rey está triste, ¿qué le pasa al Rey? En teoría debería estar feliz. Tiene todo el poder en sus manos. Todas las instituciones dicen amén ante sus deseos bien sea por temor, por complicidad y, por qué no decirlo, algunos todavía por convicción. Tiene una chequera a su disposición. Claro... sí, muy disminuida, pero aún puede ordenar: "real para esto, para aquello o nada para el que no se porte bien". Ahora tendrá más bolívares por efectos de la devaluación encubierta en un nuevo esquema cambiario que restringe aún más el otorgamiento de divisas. "Las bandas" sólo tocarán su música a los que bailen pegado con este son. Pero el Rey está molesto ¿por qué será? Es paradójico porque tiene más de once años siendo, mandando y haciendo. ¿Por qué está entonces de tan mal humor si "aquí no se mueve ni una hoja" sin que él lo sepa? A sus propias palabras nos remitimos. ¿Pero debemos creer que esto es así? Si la respuesta es "sí", malo, malo, malo porque entonces conocía, sabía y ¿aprobaba? que aquí se negociara con la comida y los medicamentos vencidos que no encontramos en los anaqueles. Si es "no", como es lógico pensar porque nadie en su sano juicio va a aprobar semejante red de complicidades y de chanchullos mientras el pueblo que dice amar tanto pasa trabajo, entonces el Rey no tiene todo bajo control y mientras él pregona el "socialismo fundamentalista extremo" en realidad los suyos le juegan "quiquirigüiqui" al dejar salir lo más cochambroso de su personalidad "capitalista salvaje" asumiendo la corrupción como "modus vivendis" y el fraude con estos insumos como "modus operandis".

Y es que es preferible pensar que su nivel de autoconfianza está sobreestimado y que en realidad y, como es lógico, muchas cosas se le escapan de las manos. Porque, por ejemplo, nadie puede creer que el Rey conociera y supiera de las andanzas de un ex alto jefe policial encargado de antinarcóticos quien de la noche a la mañana "le apareció" en su cuenta un millón de dólares.

Ahora, como dice aquel clásico de la Billo's: "son feos los dos" porque malo es si en medio de un delirio "marxistoide" opta por la "estratosfera" como zona de confort ante una realidad adversa y culpa a Raimundo y todo el mundo por este "estado de las cosas", pero peor si intuía, sospechaba o conocía que los individuos nombrados por él como personas de confianza en "cargos claves" le jugaban sucio dejando muy mal parados los ideales revolucionarios. Feo lo uno y lo otro. Feos los dos.

Pero lo cierto es que el Rey está molesto, muy molesto. ¿Será que maneja números de encuestas que no lo favorecen? ¿Será que sabe que las cosas no le están saliendo bien? ¿Será que sabe que no lo sabe todo y que cuando empieza a saberlo prefiere hacer como si no supiera porque no sabe cómo resolverlo? En fin... ¿Quién sabe?


Publicar un comentario