04 julio 2010

¿Campaña de la MUD evitando a Chávez?

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) ha recibido algunas críticas -en su mayoría constructivas- alusivas a su aparente falta de estrategia para enfrentar las políticas oficiales que han arruinado nuestro economía y aniquilado la institucionalidad democrática. Venezuela es el único país petrolero del mundo en grave recesión económica y, más aún, el único en Suramérica, como muestra la Cepal, cuya economía presenta signos negativos, a pesar de su gran riqueza petrolera. Países como Brasil y Perú registran un crecimiento por encima del 6%, Chile también creció a pesar de su devastador terremoto y hasta Bolivia, beneficiaria de la inmoral generosidad de Don Regalón, ha crecido el 3%, mientras Venezuela exhibe una vergonzante caída del PIB del 5,8%, según cifras oficiales del BCV.

Teodoro Petkoff decía la semana pasada que la MUD ya no puede esperar la indulgencia que se tuvo con ella mientras estuvo ocupada en la nada fácil tarea de lograr la unidad, por eso confía en "una respuesta inmediata de la MUD, pero como conjunto, a través de quien en ella asuma la vocería colectiva". La exigencia "como conjunto" es muy pertinente, porque las escasas respuestas individuales de algunos partidos han generado la idea de que la unidad no existe. Ya no es admisible la mudez opositora mientras el Atila criollo atornilla en el poder al culpable de que cada día aparezcan nuevos containers con alimentos podridos; el mismo que con el barril a $70 mendiga por el mundo préstamos para alimentar el saqueado flujo de caja de Pdvsa y dispara su deuda hasta límites obscenos.

Seguramente movida por las críticas, la MUD nombró una Comisión que ejercerá la vocería opositora al menos una vez a la semana, lo que será una gota en el océano verborreico del Gran Locutor. El debut de esa Comisión no pudo ser más sorprendente. No quiere llamarse "comando de campaña, para eliminarle la connotación militarista que ha dado el Presidente al término" (se ha llamado así desde mucho antes de aparecer la obsesión militaroide de Chávez). Con la desgastada conseja de que oponerse a él es un error, la Comisión dice que "Chávez quiere generar una campaña para que las parlamentarias se conviertan en un plebiscito. Frente a eso, nosotros tenemos que desarrollar la estrategia de plantearles soluciones a los electores, demostrarles la importancia y necesidad de una AN multicolor". De seguidas el vocero Santolo lamenta que "haya candidatos que crean que estamos en una carrera presidencial". Afirma, además, que el contenido de la campaña "debe ser despersonalizado y alejado del "simplista" debate entre oficialismo y oposición para el próximo 26 de septiembre". Tan claro queda que la estrategia opositora es eludir a Chávez, que el debut mediático de su Comisión Estratégica fue titulado así: "La campaña no es contestarle a Chávez". (Tal Cual 29-06-2010).

¿Cómo hará entonces la MUD para explicar que la Ley de Comunas y las confiscaciones son la copia del comunismo cubano en Venezuela, o protestar contra las abusivas cadenas, o el uso descarado de los recursos públicos para su campaña, sin acusar a Chávez de ser el responsable de tales aberraciones? ¿O es que él no está enterado de los planes oficiales de reciclar el 68% de los alimentos podridos y venderlos al pueblo como si fueran buenos? ¿Y que van a decir de la inconstitucionalidad de las leyes aprobadas por la AN, en cuyos márgenes tienen las órdenes de puño y letra del que te conté, al igual que las confiscaciones de fincas, empresas y hasta de la economía informal? De los $16 mil millones dilapidados en armas de guerra mientras los policías andan con pistolitas a las que el hampa les hace una trompetilla ¿a quién van a responsabilizar? Que los amigos de la MUD nombren una sola de las insoportables calamidades nacionales en las que no esté la mano de quien repite que "nada se mueve en el país sin él lo sepa".

Varios consultores consideran errada esta estrategia de la MUD porque actúa como si el otrora amplio apoyo de Chávez no se hubiera debilitado en el presente hasta llegar a poco más del 30%. Las últimas encuestas (Ojalá que Consultores XXI pudiera exponer a la MUD su último sondeo) revelan que el plebiscito ya está en marcha, que es inevitable y que favorece a la oposición, porque de él forma parte el voto castigo de millones de venezolanos, hartos de once años de promesas que están desembocando en la destrucción del país. La gente sabe que el 26S hay mucho más en juego que unas curules. Vayan a los mercados y escuchen las razones por las cuales la gente votará el 26S y que adelantan ya el 2012. Quieren darle un "parao" a la inseguridad, al desabastecimiento, a quien ha regalado nuestros dólares y nos quiere convertir en una segunda Cuba.

Publicar un comentario