06 septiembre 2010

Mártires...

Cuando se tiene el poder pareciera que eso va a ser para siempre. No hay conciencia de que el tiempo pasa y que lo que está arriba, siempre baja y viceversa. Cuando se tiene el poder se sienten dueños del mundo, de la justicia, de la verdad, de la historia, de las personas, de sus pensamientos y de su memoria. Cuando se tiene el poder pareciera que se pierde la idea del bien y del mal porque lo "bueno", lo único que importa es justificar la pertenencia de ese poder a "como dé lugar" a costa de lo que sea, sin importar lo que te lleves por delante y justificando tus acciones, o a veces la falta de ellas, recurriendo a la ironía, la mentira y, por qué no decirlo, hasta la crueldad.

Resulta que después de todo el sufrimiento para la familia Brito al ver cómo su ser querido se iba deteriorando poco a poco, mes a mes, semana tras semana, día tras día en medio de su lucha por recuperar lo que el régimen le arrebató: el producto de su trabajo, sus tierras; ahora están pasando por lo que pudiera ser el colmo del cinismo: ser culpados por "inducir el suicidio" del productor agropecuario.

Resulta llamativo cómo ante una apreciación personal y dudosa de un ciudadano X quien señala que los familiares y amigos habrían inducido a Brito a quitarse la vida lentamente, la Fiscal General activó una investigación y enseguida designó a un fiscal encargado para determinar si esa muy subjetiva versión tenía "visos de certeza". La historia seguramente seguirá su curso de manera más o menos expedita según convenga al Gobierno en ese momento, pero de antemano no debemos extrañarnos si al final de este cuento termine alguien siendo acusado de "autor material y/o intelectual del "suicidio" del productor agrícola. O lo que es lo mismo, el Gobierno en ningún momento es responsable de haber hecho que Brito llegara hasta el extremo de una huelga de hambre para recuperar sus derechos, tampoco tuvo nada que ver con haberlo mantenido contra su voluntad recluido en una instalación militar, tampoco con el hecho de que en algún momento fuera atendido por médicos de confianza de la familia. Lo que es lo mismo y entiéndase bien el mensaje para todos, el ser firme, el no doblegarse, el no entregarse, el luchar con todas su fuerzas por lo que se cree como justo y necesario con el riesgo de su propia vida es un "suicidio" y todos los que lo apoyen son entonces unos "instigadores".

Esto es tanto como decir que los que han luchado por lo que creen y han perdido su vida en esa épica, comenzando incluso por el mismo Jesucristo, han cometido "suicidio" y sus seguidores seguramente habrán de ser considerados como propulsores de esa idea... Cuando se tiene el poder, se cree poseer la verdad, pero tarde o temprano la justicia llega. Lo lamentable es que en el camino se quedan muchos mártires.

Publicar un comentario