16 septiembre 2010

Runrunes del 16SEP10

alto

FIDEL. Cuando el 8 de septiembre apareció en el mundo entero la confesión de Fidel Castro al periodista Jeffrey Goldberg -y su acompañante Julia Sweig, quien sirvió como su testigo- hecha en medio de un almuerzo en el que el dictador tomaba vino y comía pescado, refiriéndose al "modelo cubano que ya ni siquiera nos funciona a nosotros", la sorpresa más grande no fue para el círculo gobernante sino para su más importante alumno, su autoproclamado hijo putativo y su principal benefactor económico. Fue así que el comandante-presidente-caudillo venezolano no atinaba a comprender lo que había lanzado, sin anestesia, su admirado mentor. Llamadas y preguntas iban y venían con sus colaboradores de más confianza. Jaua el primero. Incluso con su guardia pretoriana nacida en Cuba que lo circunda con los primeros anillos de seguridad. Lo mismo con el embajador cubano en Caracas y con Ronald Blanco La Cruz en La Habana. Al día siguiente no aguantó la incertidumbre y se comunicó con Fidel. En el diálogo osó cuestionarle esa declaración, tanto como aquella que ante periodistas rojos rojitos hizo semanas antes al decir que "el llamado socialismo del siglo 21 era comunismo", pues en medio de esta campaña electoral "no me ayuda nada Fidel. Tienes que aclararlo y desmentir al periodista". El anciano, dedicado por estos días a entorpecer las acciones de su hermano Raúl que ponen de manifiesto -en la práctica- lo que él le dijo al fablistán de The Atlantic, le prometió hacer el desmentido. Fue así que lo hizo a más de 48 horas de haber sido publicado y tras haber dicho que "Goldberg es un gran periodista, que no inventa frases sino que las transfiere e interpreta". En la conversa Hugo-Fidel éste ofreció venir a explicar lo que había querido decir. "Nunca quise perjudicarte. Podemos hacer un Aló Presidente o una de tus cadenas para yo conversar con los venezolanos y explicar esos malos entendidos. Es más, hasta me siento bien para ir al mitin de cierre de campaña". La oferta sigue en pie.

medio

CUBA. La crisis invade al país por todos los frentes. Desde el agua hasta la electricidad pasando por la comida y hasta la salud. Las plantas eléctricas que se han colocado gracias a las donaciones de Venezuela funcionan pero las líneas de transmisión están obsoletas y se queman. Similar a lo que aquí acontece en Falcón y otros estados. Los apagones vuelven a ser una constante. La lata de sardinas está en el mercado a 6 dólares. La escasez de arroz y café les ha incrementado los precios. La delincuencia ha aumentado. Lo que piden los cubanos a sus familiares en el exterior vuelve a ser lo mismo que cuando el llamado "período especial": comida. El despido escalonado de un millón de empleados "parásitos del Estado" comienza con los primeros 500 mil el 4 de octubre hasta marzo de 2011 en los ministerios del Azúcar, Salud Pública, Alimentación, Turismo y Agricultura. Luego siguen Transporte, Educación, Educación Superior, Industria Básica, Construcción y Comercio Interior. No escaparán instituciones emblemáticas como el Ministerio de Cultura y en particular los Institutos de Deportes (Inder), de Cine (Icaic) y el de Radio y Televisión (ICRT). La liquidación será de 10 días por año de trabajo. El régimen entregará, en una velada forma de privatización escalonada, la distribución de alimentos, los talleres de carros y electrodomésticos, las peluquerías, barberías y los transportes. Crearán en este renglón cooperativas para asumir PanaTaxis y darán los vehículos a cada chofer. Hay cien asesores chinos trabajando en esta transición económica, lenta pero segura con el pragmatismo de Raúl. No es nada de apertura democrática sino supervivencia económica. Entregarán 460 mil licencias para todo tipo de trabajos por cuenta propia con excepción de aquellos en que no se puedan garantizar los insumos, dejando abiertas las puertas para incluirlas en el futuro. Los "cuentapropistas" podrán contratar personal para apoyarlos en su trabajo con lo que de hecho se formarán pequeñas empresas. Hasta ahora la ley solo permitía que laboraran los familiares del titular de la licencia. Estos trabajadores por cuenta propia podrán negociar con las entidades estatales, así que una empresa del Estado podrá contratar los servicios de un restaurante privado o de una cooperativa de limpieza. Los cuentapropistas tendrán ahora acceso a la seguridad social con jubilación incluida, podrán abrir cuentas bancarias, recibir préstamos para ampliar sus negocios e incluso tendrán derecho a formar núcleos del Partido Comunista dentro de sus empresas. Pagarán impuestos ascendentes sobre sus ganancias y por cada trabajador que contraten. El Gobierno calcula que cuadriplicará sus ingresos por este concepto y que los burócratas al ver que los otros ganan más y viven mejor seguirán su ejemplo. A los llamados "comunitarios", los que integran las comunidades cubanas en el exterior, les permitirán traer inversiones pagando impuestos. Antes anunciaron que para atraer inversión en hoteles, campos de golf y resorts concederían propiedad de la tierra por cien años. 51 años después de una revolución que empobreció al país hoy el debate es, más por necesidad que por convicción, entre el aperturismo demandado por la sociedad y el inmovilismo de la vieja guardia.

bajo

URNAS RUSAS. Las evidencias de tantos accidentes con muertos en los helicópteros rusos provocó en días recientes el rechazo presidencial a montarse en uno de ellos cuando lo hicieron el comandante y piloto Luis Reyes Reyes y el ministro de la Defensa. Éste ya se cayó cuando se estrelló en Mindefensa...

GUERRAS INTESTINAS. Tan solo ayer, en su cadena, el Presidente reconocía el fracaso de su régimen en cuanto al tema de las viviendas. Allí contó que le pidió a Rafael Ramírez que agilizara un plan. Citó que cada ministro está como en una cueva y que deben trabajar en conjunto. Le dijo a Jaua que debían reunirse los dos para implementarlo. Lo hizo pues supo de la orden emitida por el ministro de Energía en su estructura burocrática de "demorarle al máximo los recursos que pida la Vicepresidencia para las áreas y entes que antes tuvimos nosotros bajo Pdvsa". Es decir alimentos, importaciones y expropiaciones. Lo mismo sabe de la guerra que el gobernador de Monagas le tiene en la campaña de su estado a Diosdado Cabello y todo lo que huela a órdenes del PSUV. Los bandos se acusan de corrupción y negocios. Los documentos de hechos dolosos en la administración de Briceño los muestran los partidarios de Cabello...

Publicar un comentario