17 junio 2007

Ciudades Socialistas o Territorios Socialistas

Ciudades socialistas

La idea presentada por Chávez ante el Consejo Presidencial para la Reforma es la de ir creando "territorios socialistas". Se decreta el territorio federal y allí se construyen las nuevas comunidades que pasarán a ser los embriones de la sociedad socialista.

En esos entes el poder constituido serán los Consejos Comunales para cuyo estudio también se creó el Consejo para el Poder Comunal. En principio no se eliminan gobernaciones y alcaldías, sino que se crean los nuevos entes, separados de los estados.

Esos territorios socialistas estarán poblados por nuevas comunidades o se transformarán algunas ya existentes: la comunidad es la base social, ahí se unen el ser humano con el territorio".

Para que eso ocurra, según palabras del Presidente: "debe haber una condición sine qua non, para que el área determinada pase a ser territorio comunal, o ciudad comunal, para que allí funcione entonces el Gobierno Comunal, hacia allá tendremos que ir. Y del Gobierno comunal, ese territorio comunal debe transitar a lo largo del tiempo y sobre ese espacio hacia el socialismo bolivariano." (...) "Yo aspiro... a lo mejor a partir del año 2008, a comenzar a declarar junto al pueblo territorios comunales, donde se cumpla un conjunto de exigencias y más adelante (...) un estado donde de verdad el poder popular esté consolidado, entonces, sólo allí, ese pasará a ser 'territorio socialista' y así progresivamente iremos convirtiendo toda la patria."

El Universal

Poder Territorial

Algunos sostienen que es otra más de esas ideas sin un sentido articulado que se le ocurren al presidente Chávez durante una madrugada de insomnio, otros por el contrario, piensan que es parte del proyecto de control centralizador del poder sobre todo el territorio y los más entusiastas lo entienden como parte del proceso de construcción de una patria socialista. Lo cierto es que el plan del Gobierno conocido como la "nueva geometría del poder", cambiará toda la geografía nacional conocida hasta ahora por los venezolanos. Se desmembrarán territorios, se designarán autoridades a dedo, se crearán nuevas ciudades "socialistas" al lado de presuntos proyectos de desarrollo endógeno o autogestionario. ¿Cuántos recursos serán necesarios para crear la patria del hombre nuevo?

Las ideas iniciales fueron plasmadas por Hugo Chávez en un discurso durante el acto de juramentación del Consejo Presidencial para la Reforma Constitucional el 17 de enero de 2007.

"Hay una idea que a mí me parece maravillosa", dijo Chávez ante el auditorio teñido de rojo reunido en el Teresa Carreño. Crear un sistema de ciudades federales y territorios federales. Por ejemplo, aquí al lado de Caracas, entre Caracas y el mar (¿) ahí vamos a hacer una ciudad nueva, pero va a ser una ciudad socialista, no va a ser una ciudad típica capitalista ¡no! Un concepto nuevo de ciudad¿ "Consultado el urbanista Marcos Negrón sobre cómo entender el concepto de "ciudad socialista", confesó, aún con sus años de experiencia en esa materia, no tener idea de qué es lo que se propone el presidente Chávez. De hecho varios foros con expertos sobre esas propuestas, incluyendo a voceros del Gobierno, no han sido suficientes para aclarar qué significa tan novedoso concepto.

"Yo me imagino 10, 15 o 20 territorios federales dispuestos a lo largo y ancho, pero es para concentrar allí el esfuerzo del Gobierno y del pueblo, para que ese territorio federal, de manera acelerada (¿) desarrollar allí un conjunto de proyectos y lograr, en un plazo perentorio, que ese territorio pase de federal a comunal".

De esa manera expresa el Presidente su concepción híbrida de unos nuevos territorios federales donde florecerá el hombre nuevo en el marco de un territorio "vacío" en el que nacerá la república socialista, en contraste con la otra capitalista, y por ello entiende ese proyecto como un sistema de transición que culminará inevitablemente con la absorción de la otra en una patria toda socialista

Como espacios vacíos, según la visión presidencial, en esos territorios no es necesario consultar a nadie porque nadie vive allí y en consecuencia, estos nuevos espacios serán gobernados, quizás por un jefe militar designado desde Miraflores, quien se entenderá y asignará recursos a las juntas comunales, futuros pobladores de estas ciudades, en una suerte de "democracia directa" sin municipios ni gobernadores ni intermediarios.

El constitucionalista Gustavo Linares Benzo observa tales proyectos como una visión "tan vieja como Licurgo: eliminar todo intermediario entre el individuo inerme y el tirano todopoderoso. Si José Vicente Rangel era el único político con luz propia en el chavismo, saquémoslo y sustituyámoslo por el dócil Rodríguez. Aunque la Asamblea Nacional fuese sumisa hasta lo automático, cerrémosla con una ley de plenos poderes nunca vista en nuestra historia constitucional; si gobernadores y alcaldes, aunque fueran más chavistas que Chávez, impiden así sea nominalmente el anhelo de "con Chávez un solo gobierno", troquémoslos en unos átomos aislados, los consejos comunales, sin poder público alguno y dependientes del escritorio del Presidente".

"Ese pudiera ser un territorio federal"¿precisa Chávez al referirse al parque nacional ubicado entre Caracas y el Litoral. "Eso limita con El Junquito, uno llega por allá al Estado Vargas y por aquí los Boquerones, Tacagua Vieja, queda por aquí la quebrada, una belleza, ahí caben miles de viviendas (¿.) Ese es un ejemplo de territorio federal (¿) para crear un territorio federal la Constitución manda un referendo en el estado respectivo, pero bueno ¿y a quién se le va a consultar en un territorio donde no vive casi nadie? se pregunta Chávez

Así como ese, Chávez ha hablado de los territorios ubicados en la Faja del Orinoco, en Apure, en el Amazonas o en la sierra de Perijá.

Tesis de los espacios vacíos

Para el profesor de la UCV Alexander Luzardo, autor del capítulo y demás disposiciones ambientales de la Constitución Bolivariana, la tesis de los espacios vacíos que promueve Chávez es profundamente reaccionaria. Explica Luzardo que éstas son concepciones similares a las que se manejaron respecto a la ocupación de la amazonía por parte de los militares brasileños en las décadas de los 60 y 70, cuya expresión fue el conocido y fracasado proyecto Cala Norte. Ese discurso de ocupación se orientaba hacia el desarrollismo del norte de Brasil como estrategia de seguridad y defensa.

Para Luzardo, la tesis de Chávez concibe los espacios ecológicos como "espacios vacíos" a los cuales hay que poblar y desarrollar a como dé lugar. Esa es una política que fue altamente cuestionada desde la década de los 80, cuando cae el muro de Berlín y el discurso ecológico se impone en todo el mundo después de la Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro.

En su discurso en el Teresa Carreño, Chávez, al exponer su tesis, citó el libro: "La geografía, un arma para la guerra" del escritor francés Yves Lacoste: "Yo lo usaba mucho en mis estudios militares" reflexionaba Chávez. "La guerra es la continuación de la política pero por otros medios, se trata del poder, de la distribución del espacio, o una nueva geopolítica interna nacional".

Seguidamente puso un ejemplo: "El Apure, allí hay grandes extensiones donde no hay República, no hay poderes del Estado, ni poder popular. Eso son kilómetros y kilómetros solitarios"¿ Otro ejemplo señalado fue el de la Faja Petrolífera del Orinoco: "son 55 mil kilómetros cuadrados, dentro de ella hay varias poblaciones: El Tigre por ejemplo y El Tigrito, pero de Faja hay 90 y tanto por ciento de territorio deshabitado ¿a quién le vamos a hacer una consulta para instalar, decretar o crear un territorio federal? Que es precisamente para poblarlo, desarrollarlo, es precisamente para construir allí ciudades socialistas. Entonces, pido atención a estos detalles, señora Secretaria del Consejo Presidencial para la Reforma Constitucional, para facilitar todo eso y evitar los procedimientos engorrosos y a veces contradictorios".

Según interpreta Alexander Luzardo, para Chávez en el caso de la Faja Petrolífera, allí no hay cariñas, allí no hay indígenas, poblaciones locales. Es decir que ya tiene intenciones de no consultar a los estados que tienen jurisdicción en esos territorios, o a las porciones de esos territorios, por que los considera "espacios vacíos". Pero allí hay poblaciones con una historia particular, con una forma de organización del espacio.

Desarrollismo

Luzardo alerta que pueda revivirse el tema de las concesiones mineras en el Alto Apure para la explotación de casiterita u otros minerales. Proyectos de ese tipo puedan conducir a la destrucción de las cabeceras del Orinoco.

Apunta el ambientalista que esas zonas son de parques nacionales y están bajo régimen de administración especial, como La Neblina, el parque Parima Tapirapecó, el Duida. Mientras se habla de salvar al planeta, se propone intervenir esas zonas donde existen más de 15 pueblos indígenas que ocupan la amazonía. Lo mismo podría ocurrir con la Gran Sabana, donde se proyecta el gasoducto del sur que tomaría hacia la amazonía brasileña. Eso implica pasar por donde pasó el tendido eléctrico el cual formó parte también de una concepción desarrollista opuesta a la Constitución. Casi todas nuestras fronteras están integradas por parques nacionales, desde el Delta hasta el Zulia y toda la zona sur, con 90% de presencia indígena.

Para Luzardo, promover desarrollos en esas zonas es llevarse por delante gran parte de las reservas ecológicas y de agua dulce como la de el Caura que es la última reserva virgen del planeta con 5 millones de hectáreas, que por el contrario, deben ser protegidas como parques nacionales, reservas hídricas y forestales. Para el especialista, esa es la mayor riqueza con la que por ahora puede contar un país.

Inspiración militarista

El profesor Luzardo sostiene que el discurso del Presidente parte de los mismos conceptos concebidos por la geopolítica brasileña cuyo mayor ideólogo fue el general Golbery Cuoto e Silva que influyó en toda la concepción de ocupación de la amazona.

Esa tesis significaba el desarrollo de grandes infraestructuras y créación de pueblos en forma artificial.

En el caso referido a la zona entre Caracas y el estado Vargas, donde se anuncia la creación de una ciudad con "miles de viviendas", considera Alexander Luzardo que es una alegre visión concebida en ligeros viajes aéreos, sin estudios geológicos, geomorfológicos y ambientales. "Estaríamos creando una fábrica de catástrofes socionaturales en un lugar donde existe la famosa "falla de Tacagua".

Igualmente -sostiene el experto- esa zona es un abra de vientos marinos. Un lugar caracerizado por movimientos geológicos, deslaves y zona de seguridad de la capital y el Litoral que hay que procurar mantener despejada. "No se trata bajo ningún concepto de una tesis revolucionaria ni de planificación que tiende a corregir los desequilibrios históricos, sino simples caprichos alimentados por sueños de aserrín, vinagre y cemento."

Por último concluye Luzardo que la idea de crear quince o veinte territorios federales significa un desconocimiento de los criterios de ordenación del territorio, de las limitaciones ecológicas. Ello podría crear nuevos conflictos interétnicos, interregionales, territoriales y avivar resentimientos entre distintas entidades. El refundamiento de ciudades es una tesis de raíz colonial aplicada en otras experiencias como en la extinta Unión Soviética y en Camboya.

folivares@eluniversal.com

Publicar un comentario