13 junio 2007

Inflación venezolana es la más elevada de Latinoamérica

Viva la Revolución Bolivariana!!!! Así, así, así es que se gobierna!!!!


A tan sólo seis meses de que los directores del Banco Central coronen a la economía y decreten el nacimiento del "bolívar fuerte", la moneda venezolana recibe el impacto de la mayor inflación de Latinoamérica.

Entre mayo de 2006 y mayo de este año, los precios registran un salto de 19,5% en la República Bolivariana, mientras que en el país que le sigue, Costa Rica, acumula un aumento de 9,17%.

Los registros más bajos de la región corresponden a Perú, con 0,94%; Chile, 2,90%; Brasil, 3,18%; México, 3,95% y Colombia, 6,23%; mientras que en Estados Unidos, otro socio comercial importante, es de 2,6%.

Como el precio del dólar permanece anclado desde febrero de 2005 en 2.150, los productos importados son más baratos que los nacionales, lo que crea problemas a los empresarios venezolanos para competir.

El economista y profesor del IESA, Abelardo Daza, señala en un análisis reciente que la principal causa de la inflación en Venezuela es mucho dinero detrás de pocos bienes.

"En los últimos cuatro años la liquidez monetaria se ha multiplicado por seis, al pasar de poco más de 19 billones de bolívares en el primer trimestre de 2003 a más de 116 billones de bolívares durante el primer trimestre de este año, mientras que la economía sólo ha crecido tres veces al pasar de 130 billones de bolívares en 2003 a 390 billones al cierre de 2006", explica Abelardo Daza.

El constante incremento de los precios tiene consecuencias. Básicamente, disminuye la capacidad de compra y fomenta la pobreza, pero a la vez, los empresarios frenan la creación de puestos de trabajo y disminuyen los planes de inversión.

Además, la tasa de interés que la banca paga a los depositantes no compensa el aumento de los precios, de tal forma, que quien ahorra pierde.

Abelardo Daza puntualiza que este problema no es nuevo. "Tomando en consideración sólo los depósitos a plazo fijo desde 1986 hasta la actualidad, convirtiendo las pérdidas financieras en dólares e invirtiendo los dólares en bonos del Tesoro estadounidense, las pérdidas estimadas de los ahorristas venezolanos se ubican en torno a los 15.800 millones de dólares que se traducen en 34 billones de bolívares al tipo de cambio oficial".

Inmediatamente agrega que "esta cifra es equivalente a 9% del valor del Producto Interno Bruto en 2006 y a 30% de la liquidez monetaria actual".

El principal combustible de la liquidez es el gasto público. En Venezuela el grueso del ingreso del Gobierno proviene de la venta de petróleo, que provee dólares que deben cambiarse a bolívares en el Banco Central.

El resultado, es que cada vez que el Gobierno gasta en subsidios, becas, salarios, obras de infraestructura, inyecta nuevos bolívares a la economía.

Hasta ahora, la administración de Hugo Chávez no da señales de reducir la expansión del gasto, que muestra un incremento desde 21% del PIB en 2000 a 34% en 2006.

Para tratar de contener el avance de la inflación el Gobierno ha optado por control de cambio, control de precios, disminución del IVA y venta de bonos para absorber bolívares.

Pero es inminente la necesidad de nuevas medidas. En los últimos doce meses el costo de los alimentos, la variable que impacta con mayor fuerza a los pobres, registra un fuerte incremento de 30,2%.

El presidente del Banco Central, Gastón Parra Luzardo, anunció el viernes que habrá medidas para tratar de lograr la meta de que este año la inflación cierre en 12%, cuando al cierre de mayo ya acumula 5,9%.

No obstante, el ministro de Finanzas, Rodrigo Cabezas, dejó en claro que su despacho no contempla nuevas acciones, que en dado caso, las medidas sólo las tomará el directorio del instituto emisor.

El Consejo de Economía Nacional ha alertado que sin moderación en el gasto público será muy difícil contener el incremento de los precios.



Publicar un comentario