07 junio 2007

¿Y ahora qué?

Me preguntaste el lunes 28 después del cierre de RCTV, y por primera vez en años no fui capaz de animarte y de mantenerte la ilusión viva. Sé que esperabas algo distinto y, ese día, no hubo respuesta.

Pero la respuesta llegó, y llegó de muchas maneras. Los jóvenes, incluyéndote, han estado en la calle, no sólo defendiendo un canal donde expresar opinión sino, sobre todo, defendiendo la libertad.

No hace mucho te escribía, "Cuando uno está convencido que lo que tiene vale mucho, lo defiende con valentía, con inteligencia". No lo hubieran podido hacer mejor tus amigos, tus hermanos, tus compañeros, los artistas. ¡Qué orgullo como padre venezolano, como demócrata, como universitario!

No hay salidas fáciles para los que estamos convencidos que la democracia es el mejor sistema. Lograr en paz la reconciliación del país tomará tiempo, esfuerzos y buena disposición de muchos. Ya hace tiempo se nos dijo, "ya saben que los jefes de las naciones las gobiernan como si fueran sus dueños y los poderosos las oprimen. Pero no debe ser así entre ustedes. Al contrario: el que quiera ser grande entre ustedes que sea su servidor, y el que quiera ser el primero, que sea el esclavo de todos ¿" ( Marcos: 10:32-45).

"Lo esencial es entregarse generosamente al trabajo, para alcanzar desde allí una nueva solidaridad basada en la idea de servicio¿ frente a una realidad potencialmente destructiva, el cumplimiento puntual y solidario de la propia responsabilidad, de la función que tiene cada uno asignada en un orden colectivo puede ayudar, sólo ayudar¿ que ya es bastante" (tomado de Federico Vegas en Falke).

Venezuela está urgida de diálogo, de debate, de respeto. Los problemas siguen presentes y no se resuelven ofendiendo, denigrando, acusando de desestabilizador cada reclamo por conocer la verdad. No le paga nadie a los que protestan porque no consiguen vivienda, o porque el sistema público de salud no resuelve problemas esenciales, o a los que rechazan que se atente contra la libertad y la autonomía. No es una conspiración internacional, es la voz de muchos que quieren respeto, paz y libertad.

"Gracias a su identidad, a su combinación histórica y genética, a su territorio y entorno, Venezuela viene sorteando obstáculos que en otros países han precipitado violencias indetenibles" (Enrique Tejera París). "Venezuela tiene historia y ésta no ha de quedar enterrada en el Panteón, sino que aflora de tiempo en tiempo para animarnos ..." (ídem).

¡¡Sí se puede!!

Hoy, con esfuerzo, con convicción, con valor. Ahora, es el momento de trabajar, de servir, de reclamar lo justo. Dejarlo para mañana, puede ser muy tarde.



Publicar un comentario