03 agosto 2007

Urosa advierte que no acompañará proyecto marxista

La Iglesia venezolana "no tiene nada que ver con conspiraciones, conciliábulos políticos, o con los planteamientos que pueda hacer un determinado grupo de oposición al presidente Chávez" señaló el cardenal Jorge Urosa Savino, quien aclaró que es deber del Episcopado velar por la buena marcha del país y rechazar cualquier sistema político que no esté plegado a la democracia".

El arzobispo de Caracas no quiso polemizar sobre las declaraciones del presidente de la República el pasado miércoles, en las que afirmó que la Iglesia debía pedir perdón por haber "apoyado el golpe y las muertes del 11 de abril de 2002, cuando el cardenal Ignacio Velazco firmó en nombre de la Iglesia el decreto de Carmona". No obstante Urosa señaló que "el cardenal Velazco firmó en su propio nombre y no en el de la Iglesia católica.

Agregó que las decisiones del entonces arzobispo de Caracas "fueron producto de la confusión generada por las declaraciones oficiales del general en jefe, Lucas Rincón Romero, cuando anunció que 'se le solicitó la renuncia al señor Presidente la cual aceptó'".

Urosa reiteró además, las dudas que el episcopado tiene acerca de la definición y las características del Socialismo del siglo XXI que propone el presidente Chávez.

"Existen varios indicios que le dicen a uno: bueno, esto pareciera que va por la línea del socialismo marxista, estatista, totalitario con el que no esta-ríamos de acuerdo".

Subrayó que si no lo es entonces debe definirse, "si es un socialismo democrático donde no se absolutiza la actuación del Estado, donde el Estado no viniera a hacerse omnipresente y a dirigir por ejemplo como en China, cuántos niños puede tener una familia; o cómo pasaba en Europa Oriental, donde simplemente se fue arruinando cada una de esas naciones, donde se estableció el sistema socialista-marxista", entonces podrían estar de acuerdo.

Recordó que el presidente Chávez dijo el 10 de enero en el Congreso, que para entender el Socialismo del Siglo XXI debe leerse a Marx y a Engels.

"Si tenemos que leer a Marx y a Engels para ver por dónde va el país; si eso es así, pues evidentemente nosotros no esta-mos de acuerdo. Ese socialismo marxista nosotros no lo queremos para Venezuela. No damos como un hecho que eso sea lo que se quiere, pero el tema despierta gran preocupación".

Urosa invitó a todos los protagonistas del acontecer político del país a participar en el debate democrático, que es la mejor vía "para trabajar por el bien y conseguir la paz en la nación".

Publicar un comentario