07 noviembre 2007

Recopilación Reforma Constitucional (80)

TSJ avala que la reforma sea votada en dos bloques

La decisión de la Asamblea Nacional de someter a referendo, en dos bloques, el proyecto de reforma constitucional propuesto por el presidente Hugo Chávez y modificado posteriormente por el Parlamento fue avalada por la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), instancia que dictaminó que el Legislativo tiene la potestad "para decidir si la votación de la reforma se hace en conjunto o separadamente hasta una tercera parte de ella, indistintamente del sujeto u órgano que la haya propuesto".

La decisión la adoptó ayer la intérprete de la Carta Magna, al resolver los recursos de interpretación del artículo 344 del texto fundamental interpuestos por el rector del Consejo Nacional Electoral (CNE), Vicente Díaz, y por la dirigencia de Primero Justicia. Díaz y los opositores deseaban saber si 5% de los electores podían pedir que hasta 1/3 de las modificaciones se votaran por separado.

En el fallo 2.087, que redactó la presidenta de la Sala, magistrada Luisa Estella Morales, también se afirma que el Parlamento es el que debe señalar cuáles artículos serán divididos y cuáles no. La razón: "La Asamblea Nacional (...) es el único conocedor de cuál será el texto definitivo del proyecto de reforma sancionado, posteriormente sometido a referendo, por cuanto pudieron haber cambiado los artículos solicitados en prima facie o haber sido desestimados en su totalidad".

Asimismo, se acoge el criterio del oficialismo, según el cual el proponente de los cambios a la Constitución es quien puede solicitarle al Legislativo, al momento de presentarle sus sugerencias, que ellas se consulten juntas o separadas.

Cabrera con nuevas objeciones
Aunque expresa estar de acuerdo con la interpretación realizada, el vicepresidente de la Sala Constitucional, magistrado Jesús Eduardo Cabrera, criticó que sus colegas avalaran los 39 cambios realizados posteriormente por los diputados, solicitud que nadie les formuló.

"La Asamblea Nacional con el proyecto de reforma no actúa sino como un contralor de lo presentado, sin que pueda añadir o cambiar nada del proyecto, ya que de poder hacerlo estaría desnaturalizando la voluntad de los proponentes; y es por ello que en la normativa constitucional de los artículos 342 al 346 , no se contempla que la Asamblea pueda hacer modificaciones, añadiduras u otros cambios (...) La Asamblea Nacional en esto (la reforma) no es poder constituyente que pueda en materia constitucional hacer transformaciones, modificaciones, etcétera, no solicitadas por el proyectista", señaló en su voto concurrente.

En similares términos se pronunció la presidenta de la Sala, en agosto pasado, cuando dijo: "Yo no conozco ningún proyecto de la Asamblea (...) La reforma fue planteada por el Presidente, por lo tanto es lo que presentó el Presidente lo que debe ser estudiado (...) Si (algún ar- tículo) tuviese conexión con los que se van a reformar, entonces por técnica legislativa deberían adecuarse, porque no puede haber artículos contradictorios".

Morales realizó estas afirmaciones luego de participar en un foro para aspirantes a jueces agrarios realizado en la sede del TSJ.

Cabrera, quien por tercera vez expresa sus objeciones sobre la reforma en un fallo, afirmó que el proponente de una revisión constitucional es quien debe realizarles los cambios a los artículos que pudieran ser alterados por esta inciativa. "Por ello, la reforma es integral, con títulos, capítulos y articulado", recordó.

Sólo en caso extremo
La Sala Constitucional sí tiene la facultad para suspender el referendo pautado para el próximo 2 de diciembre. No obstante, la magistrada Morales advirtió que para que ello se produjera, el CNE tendría que cometer una "falta sumamente grave" al momento de organizar la consulta, lo cual "hasta hoy no ha ocurrido".

La afirmación la realizó la también presidenta del máximo juzgado del país al ofrecer ayer una rueda de prensa.

El Universal

Sin convencer a chavistas los cambios

La reforma constitucional de Hugo Chávez no convence al electorado que debe definir su voto para el referendo del 2 de diciembre en una corta campaña, con dos protagonistas: los estudiantes y un emblemático militar en ruptura con el Presidente, señaló AFP.

El representante de Datanálisis, Luis Vicente León, resalta que se da una situación paradójica: Chávez recoge 62% de aprobación pero sólo 34% declara que votaría por el "Sí" a la reforma.

"Chávez diluye la mitad de su fuerza frente a la votación del referendo. La reforma no ha logrado convencer a la masa, ni siquiera la chavista", afirmó León.

Indicó que quienes afirman que votarían por el "No" también son 34%. "Esto no significa que hay empate electoralmente. Cuando se pregunta si va a votar, sólo 46% manifiesta esa disposición. De ese 46% se voltea 60% por el Sí y 40% por el No", dijo León y precisó que 1.300 personas fueron consultadas hasta el 23 de octubre en sus hogares con un margen de error de 2,7%.

El presidente Chávez afirmó en el inicio de la campaña por el "Sí", el domingo, "que el principal escollo es la abstención". "La abstención no es sólo opositora, es del chavismo social que no les gusta la propuesta, pero no están dispuestos a votar contra Chávez", dijo León, quien define como "chavista sociales" a los que "no son dirigentes" . Estimó que el "chavismo social se comunica con el antichavismo", pero "cuando ven a Baduel, lo mismo pasa con los estudiantes, no les son un interlocutor que genera cortocircuito".

El Universal

Súmate solicita al Presidente que suspenda propuesta

"Por el futuro de los jóvenes, por la paz, por el pueblo de Venezuela, señor Presidente, escuche al pueblo, suspenda la violencia: suspenda la reforma", expreso María Corina Machado, directora de la asociación civil Súmate, al tiempo que llamó a los venezolanos a "defender en las calles, pacífica y democráticamente" los derechos fundamentales irrenunciables que son "violados" en la propuesta de cambio constitucional.

En rueda de prensa, Machado se dirigió al presidente de la República para aclararle que "no se puede pretender que los venezolanos decidan su futuro en diciembre sin conocer los planteamientos".

Asegura que la red nacional de voluntarios de Súmate en todo el país ha visitado, compartido y analizado el contenido de la reforma con miles de ciudadanos en todos los municipios venezolanos, especialmente de los sectores populares y ha encontrado en principio desconocimiento del proyecto de reforma, pero después de conocerla tanto los independientes, los opositores así como los que apoyan su gobierno la rechazan.

Para Súmate las modificaciones son excluyentes y la forma atropellada en que han sido discutidas y aprobadas por la Asamblea Nacional, sin un verdadero debate, da cuenta de la violencia con la que se quiere imponer el proyecto.

"Cualquier propuesta de este tipo requiere tiempo necesario para ser debatida".

La directiva de Súmate indicó que además de la celeridad en el proceso se han violado requisitos de transparencia de mecanismos electorales.

"Votar la reforma en dos bloques le quita al pueblo el derecho de aprobar lo que quiere y rechazar lo que no quiere, el contenido de la reforma viola derechos humanos fundamentales ya establecidos en la Constitución vigente, derechos que son una conquista de la humanidad para todos los pueblos del mundo".

Afirmó que sólo "la posibilidad de que se apruebe el proyecto ya ha generado violencia y que la orden presidencial de reprimir las protestas y su transmisión en los medios de comunicación enciende el enfrentamiento entre venezolanos y viola el derecho constitucional a manifestar".

El Universal

Poder Popular lesiona la democracia

¿Votar o no votar?, la disyuntiva que ocupa a la oposición y a un sector del chavismo podría ser intrascendente el próximo año si se aprueba el proyecto de reforma constitucional.

Para el oficialismo sólo se trata de otorgar más poder al pueblo, a través de la constitución del Poder Popular.

No obstante, el nuevo poder no nacerá del sufragio como lo hacen el Poder Ejecutivo, Legislativo e indirectamente el Judicial y el Electoral. De aprobarse la reforma de la Constitución los consejos comunales, consejos de trabajadores, consejos estudiantiles, consejos campesinos, consejos artesanales, consejos de pescadores, consejos deportivos, consejos de la juventud, consejos de adultos y adultas mayores, consejos de mujeres y los consejos de personas con discapacidad serán los que otorguen vida al naciente Poder.

Al no nacer del voto de los ciudadanos, las nuevas estructuras no estarán sujetas a ningún límite o control por parte de los poderes constituidos.

Al carácter no electoral del Poder Popular se une la posibilidad de que el mandato de los gobernadores y alcaldes quede minimizado por la creación de distritos funcionales y territorios federales; además de la designación a dedo de los vicepresidentes territoriales. Las nuevas estructuras y funcionarios tampoco pasarán por el filtro electoral. Corresponde única y exclusivamente al Presidente decidir qué estados formarán un territorio federal y quién lo gobernará y por cuánto tiempo.

Aunque el artículo 70 consagra a los referendos como medios de participación, los ar- tículos que desarrollen las consultas populares incrementaron los requisitos para convocar procesos revocatorios, abrogatorios o consultivos. Juan Carlos Caldera, representante de Primero Justicia, estima que estos nuevos requisitos provocarán que la única forma de ganar una consulta popular sea promoviendo la abstención para evitar que se logre el quórum mínimo, que en la mayoría de los casos fue incrementado hasta 30% del padrón de votantes.

Sólo para socialistas

Vicente Díaz, presidente de la Comisión de Participación Política y Financiamiento del CNE, descarta que la institución del voto desaparezca; empero, alerta que el Poder Popular "estaría constituido por las comunas, consejos comunales y por cualquier otro ente que se determine luego (...) Este Poder sería ejercido por los integrantes de estos consejos no teniendo acceso a ellos todos los ciudadanos sino aquellos que se constituyan para la construcción del socialismo, designados sin elecciones directas y transparentes, lo cual resulta contrario a los principios de la democracia participativa consagrados en la Constitución vigente y a las bases del Estado democrático".

El Universal


Publicar un comentario