09 enero 2008

Caso del Maletín. Recopilación (52)

Abogado de Durán señala motivaciones políticas

Esta semana el fiscal estadounidense Tom Mulvihill, quien lleva la investigación sobre el llamado "caso del maletín" deberá dar respuesta a la solicitud de Carlos Kauffmann y Franklin Durán, de que se efectúe una nueva audiencia y se reconsidere la medida privativa de libertad que los afecta.

El abogado de Durán, Edward Shohat, entre los alegatos que presentó ante la Corte para solicitar la revisión, indicó que el señalamiento contra su defendido "nada tiene que ver con Estados Unidos" y que la ausencia de algún v´ínculo con este país, "sugiere con mucha fuerza un posible motivo político detrás del caso: fomentar la política exterior de EEUU dirigida a abochornar al gobierno de Chávez en Venezuela".

Además, en el documento consignado ante la Corte, el abogado no desmiente supuestas conversaciones entre su defendido y representantes del gobierno venezolano. "Una cosa es hablar con funcionarios del Gobierno y compartir sus puntos de vista o incluso sus amenazas con un amigo o decirle a ese amigo que uno lo ha hecho, y otra muy distinta es estar trabajando bajo la dirección y control (de ese gobierno)", argumentó.

Shohat resalta que Durán es un empresario con intereses en EEUU y que no le conviene ser un fugitivo, por ello solicitan se cambie la medida de prisión por otras, como libertad bajo fianza o arresto domiciliario con control electrónico.

Posibilidad de acuerdo

La contratación de parte de Moisés Maionica -otro de los detenidos por el caso- del abogado Rubén Oliva, debe haber encendido señales de alarma en la defensa de Kauffmann y Durán.

De acuerdo con el matutino La Nación de Argentina, el diario Miami New Times lo incluyó, junto a otro abogado, como pioneros en lo que se conoce en inglés como "flip", es decir, los acusados que negocian dar información a cambio de penas reducidas. La posible estrategia de Maionica se basaría en señalar que su participación en el caso fue estrictamente profesional y que actuó por instrucción de otros. Precisamente, en ese sentido su padre -también llamado Moisés- declaró: "A Antonini (Wilson) lo conocía del ámbito de los negocios. Simplemente le ofreció sus servicios como abogado", dijo el lunes luego de la audiencia judicial.

De hecho, Oliva aceptó en esa ocasión la medida de prisión para su defendido, por lo que la audiencia que debía efectuarse el 11 de enero para decidir su libertad provisional no se realizará. No obstante, el abogado no renuncia a la posibilidad de solicitar el beneficio en otra ocasión, quizás después de que haya negociado con la Fiscalía.

Kauffmann, Durán, Maionica y el uruguayo Rodolfo Wanseele Paciello, son acusados de ser agentes del gobierno venezolano para encubrir la verdad sobre el origen y destino de los 800 mil dólares retenidos a Antonini en Argentina.

El Universal

“Un novelón venezolano de traiciones e intrigas”


El diario Clarín publica hoy un reportaje de Ana Barón donde detalla las “traiciones e intrigas” que se están produciendo en el caso Antonini. Mientras Maionica podría pactar con el Fiscal, Antonini teme que le maten: el más enojado es Franklin Durán.

“Antonini tendió una trampa y traicionó a todos para salvarse”, dijo el padre de uno de los arrestados en Miami por el escándalo de la valija, el abogado venezolano Moisés Maionica. “Mi hijo conoce gente en el gobierno, tiene vinculaciones, pero no trabaja para el gobierno de Venezuela, no fue enviado por el gobierno. A Antonini lo conocía de los negocios. Simplemente le ofreció sus servicios como abogado“. Agregó en Miami donde coordina la defensa de su hijo.

No hay duda que al aceptar colaborar con el FBI, Alex Antonini Wilson, el hombre que intentó ingresar 800.000 dólares en una valija y fue detenido en Aeroparque, traicionó a sus dos socios y amigos, los empresarios venezolanos Carlos Kauffman y Franklin Durán.

Mas allá de los negocios que tenían juntos, a Antonini y a Franklin los unía la pasión por los autos y las carreras de autos.


La relación era tan estrecha que las hijas de Antonini le decían a Franklin tío. Y Franklin es el padrino de una de ellas. La abogada defensora de Antonini, Theresa Van Vliet, sostuvo al Miami Herald que el empresario venezolano–americano empezó su cooperación con el FBI el 9 de agosto del año pasado tan pronto como llegó a Estados Unidos de su ya famoso viaje con los 800.000 dólares a Buenos Aires.

El FBI, siempre interesado en los casos de lavado de dinero ya había comenzado a investigar el caso de la valija en el marco de la ley que el presidente George Bush estableció para combatir no sólo el terrorismo sino que también el financiamiento del terrorismo. Consciente de los problemas que podía tener no sólo en la Argentina, sino también en Estados Unidos donde sin duda no había declarado al servicio impositivo los 800.000 dólares, Antonini decidió hacer un acuerdo con el FBI. A cambio de que no le iniciarían un juicio y que no lo extraditaran a la Argentina comenzó a grabar todas conversaciones que estaba teniendo con sus amigos para encubrir el origen y el destino del dinero.

Es así que actualmente mientras que Maionica, Durán, Kauffman y el uruguayo Wenselee Paciello están presos en la cárcel federal de Miami, Antonini, el supuesto autor del delito está libre. Para los amigos eso es una traición.

Si se confirma el rumor de que Maionica está esperando ver las pruebas que hay contra el para negociar un acuerdo con el fiscal, habrá, sin embargo una segunda traición. Los que podrían terminar pagando el pato serían Durán y Kauffman, Más aun todo, esto podría salpicar el ex juez argentino y ex abogado de Alfredo Yabrán, Guillermo Ledesma, contratado por el bufete de Caracas del cual es socio Maionica, para asesorar a Antonini sobre su situación penal en la argentina. Mucho dependerá de las grabaciones que de la reunión que Ledesma tuvo con Durán, Maionica y Antonini.

Una fuente que lo conoce bien dijo a Clarín que Antonini vive en el departamento que tiene el Ocean Club de Key Biscayne “Su esposa y sus dos hijas han retomado la vida cotidiana, pero él sale muy poco”.

En el barrio cerrado donde vive, nadie le ha visto recientemente. Lo único que ven pasar todo el tiempo es su Porsche Blanco 911 Carrera al que le puso vidrios polarizados hace sólo unos días. Se supone que él va detrás del volante.

No quiere ver a nadie y no quiere hablar con nadie“, dijo a Clarín una fuente que lo conoce bien. Y agregó: “Su esposa hace vida normal. Retomó sus habituales clases de natación mientras que sus hijas van al colegio aquí en Key Biscayne. Pero él no aparece. Está esperando que todo se calme. Está en una situación súper delicada porque más de uno lo quiere matar. El más enojado es Durán. Según me dijeron lo que más furia le da, es que hayan inventado que él lo amenazó con que las hijas podían tener problemas. Según el propio Durán, eso es falso. Quiere mucho a esas chicas.”

En este novelón venezolano, los amores cambian por minuto.

Crónica de Ana Barón, en Clarín de Argentina


Noticias 24
Publicar un comentario