23 abril 2008

Chávez, gracias a ti

He aprendido muchas cosas (de ti y de tu gestión). Sería injusto que no lo reconociera. Te enumero los doce aprendizajes más importantes.
1. Descubrí lo peligroso del voto castigo

Entendí que los cambios no vienen del cielo ni de ningún mesías y que hay que participar para que las Instituciones que no sirvan, se transformen.

Hoy añoro a los adecos, a los copeyanos, y en general a todos los partidos que existían antes de ti, porque aún con todos sus defectos, nunca pusieron en peligro real a mi patria.

!Qué vivan los partidos políticos!

2. Ratifiqué mis valores

A veces hay que tener el riesgo de perder algo para darle su justo valor. Hoy, más que nunca sé que son valores rectores de mi conducta:

  • La libertad
  • La paz
  • La democracia
  • La vida
  • El respeto
  • La justicia
  • La honestidad
  • Y muchos más

3. Descubrí que estábamos de espalda a una inmensa deuda social

Sabía de la pobreza de mi pueblo, pero no tan claramente cómo usaban a los pobres para mantenerse en el poder, al no darle herramientas reales para salir de ese estado, sino sumergiéndolos más en sus ruinas dándole sólo dádivas y esperanzas falsas (ilusiones) a cambio de un voto. Hoy es que me quedó clarito el concepto de populismo y sus nefastas consecuencias.

4. Ratifiqué lo peligroso que puede ser el poder

El poder debe ejercerse desde roles de servicio. Cuando se pierde esa concepción, hay la tentación de caer en el autoritarismo y humillar al que debe ser servido. Pero hoy vi cómo además deforma física e intelectualmente al que lo detenta y lo usa inadecuadamente. Cuidado: El poder puede llegar a matar. El poder mal usado es una bomba de tiempo.

5. Ratifiqué lo importante de la meritocracia

Hoy entendí mejor que nunca la brecha entre los países desarrollados y nosotros. Mientras ellos valoran su capital intelectual y caminan por gestión del conocimiento, nosotros masificamos la educación sin control de calidad y ponemos en los puestos a personas sin los perfiles requeridos para ser exitosos

6. Entendí los soportes de una democracia

Entendí mejor que nunca que, además del voto, la democracia existe y se mantiene con:

  • La independencia de los poderes.
  • Una oposición que vigile y controle.
  • La participación ciudadana.
  • La Negociación de las diferencias.
  • Nadie debe ser excluido por ningún concepto: Ideología, raza, religión, …Todos deben tener una representación.

7. Redescubrí mis sentimientos venezolanistas y latinoamericanos

  • Tenía que pasearme por la idea de una guerra con Colombia para saber que quiero a los colombianos como hermanos.
  • Tenía que ver a Venezuela tan dividida, para valorar la Venezuela que tenía y disponerme de verdad, verdad a recuperarla.
  • Tenía que observar tanta torpeza diplomática para darle valor a los Organismos multilaterales.
  • Tenía que pasar por la escasez para darle valor al comercio internacional.

8. Redescubrí la importancia de la paz

Veía a los militares como una fuerza de adorno, porque viví casi 50 años en paz. Hoy, al enterarme mejor de lo que son las guerrillas-terroristas-narcotraficantes:
  • Valoro el papel de las FAN (de su deber ser).
  • Entiendo mejor la importancia de poblar las fronteras.
  • Entiendo mejor lo que debe ser la cooperación internacional en pro de la democracia y la libertad de los pueblos.

9. Entendí mejor el papel de los medios de comunicación

Tenía que ver como se pretende silenciar a un pueblo para entender la importancia de la libertad de expresión. Hoy valoro más que nunca la pluralidad.

10. Entendí mejor la relación Gobierno – Calidad de vida

Tenía que pasar por un gobierno donde me sintiera:
Excluida
Desprotegida
Desvalorizada
Sin visión
Cortoplacista
Insegura
Amenazada
Impotente

... para entender en su justa medida el rol del gobierno en la calidad de vida del ciudadano.

11. Descubrí que nunca seré una foca

Descubrí que la dignidad no tiene precio. Que la lealtad no se mide por aplausos sino por feed-back. Que un verdadero amigo alerta a otro cuando este se va a equivocar: No aplaude sus errores. Que el que aplaude por tener un bozal de arepas es incluso más detestable que el que por ignorancia o por convicciones comete los errores. Nunca he sido foca y nunca lo seré.

12. Descubrí que hay que participar en la política

Mi generación se preocupó más por desarrollarse técnicamente que por generar líderes e incursionar en política. Hablo del ciudadano común. Hoy aprendí que ese ciudadano no puede estar totalmente de espalda a lo que hacen los que detentan el poder. Sí tiene que hacer planificación y contraloría social.

Rosilú Crespo
Publicar un comentario