16 mayo 2008

Hasta "los teque teque"

El pasado viernes el prestigioso diario The Wall Stree Journal (WSJ) publicó un extenso reportaje sobre el tema. A partir del sábado 10 el diario El País, de España, ha publicado consecutivamente varios reportajes sobre el mismo asunto acompañados de facsímiles de algunos de los documentos extraídos de las computadoras de Raúl Reyes. La revista Semana, de Bogotá no se ha quedado atrás. En su edición del pasado domingo publica un artículo que contiene elementos sumamente comprometedores para Chávez. Dice textualmente: "La última revelación del portátil de Raúl Reyes es que las FARC mataron a seis venezolanos en Apure y Hugo Chávez se puso de acuerdo con esa guerrilla para ocultarlo y echarle la culpa a los paramilitares".

El gobierno colombiano le pidió a Interpol que realice un análisis independiente del material extraído de las computadoras. Durante dos meses expertos en informática forense de Corea, Singapur y Australia han analizado los 16.000 archivos, vídeos y fotografías. El informe de Interpol seguramente será entregado al gobierno de Colombia mañana jueves 15, pero ha ya trascendido que los expertos han llegado a la conclusión de que no ha habido manipulación alguna de las computadoras. Por su parte, un análisis de más de 100 de esos documentos realizado por el WSJ ha servido para constatar que los vínculos de Chávez con la narcoguerrilla terrorista colombiana son muchos más amplios y profundos de lo que se pensaba.

Los documentos indican que Chávez ha estado personalmente involucrado en el apoyo a la guerrilla. En una carta se lee: "Chávez está estudiando nuestro documento y ha dicho que de la misma manera como Fidel (Castro) decidió delegar otras responsabilidades para concentrarse en la situación de Venezuela, él (Chávez) está listo para hacer lo mismo y dedicar más tiempo a Colombia". Según El País, "desde el año 2002, las FARC pusieron en marcha una "ofensiva diplomática" para abrirse espacios de apoyo en Latinoamérica, contando con un aliado providencial: el presidente venezolano, Hugo Chávez". "A caballo del expansionismo bolivariano, las FARC han diseñado una estrategia que incluye desde grupos legales a células clandestinas, pasando por la creación de nuevas guerrillas".

Según uno de los documentos, Ramón Rodríguez Chacín le pidió a las FARC que entrene militares en tácticas de guerra de guerrillas incluyendo "tácticas operacionales, explosivos, campamentos de selva, emboscadas, logísticas y movilidad" para que los soldados estén preparados para pelear una guerra de guerrilla cuando Estados Unidos invada a Venezuela. (Aquí me permito agregar un comentario personal. Chávez sabe muy bien que Estados Unidos nunca invadirá a Venezuela, de manera que ese entrenamiento más bien tendría por finalidad preparar elementos para la guerra de guerrilla que seguramente desencadenará en el país cuando tenga que abandonar el poder). En un mensaje enviado por Iván Márquez al secretariado de las FARC se dice que Rodríguez Chacín "Se interesó sobre posibilidades de que les transmitamos nuestra experiencia en guerra de guerrillas, la cual ellos llaman guerra asimétrica", En otro mensaje Iván Márquez le comenta a R-R. que no puede recibir a los estudiantes del Partido Comunista Venezolano porque "el cupo de la escuela Efraín Guzmán está completo". Según el reportaje de El País del domingo pasado, "la mayoria de los aspirantes a recibir formación armada son los grupos afines al chavismo, que acuden regularmente a los campamentos de las FARC en suelo venezolano".

En un correo de marzo del 2007 el "comandante Timochenko" describe encuentros con un oficial de la armada venezolana quien ofrece a las FARC colaboración para obtener "cohetes". También ofrece ayuda para que un guerrillero de las FARC viaje al Medio Oriente para aprender a usar los cohetes. Según el reportaje del WSJ los militares colombianos piensan que esos "cohetes" serían misiles antiaéreos que se pueden disparar desde el hombro, un arma que las guerrillas necesitan desesperadamente para poder frenar los avances del gobierno. "Las FARC saben que su principal problema militar es el poderío aéreo" habría dicho el general Oscar Naranjo. En otro correo el "comandante Iván Márquez" describe reuniones con el Jefe de la inteligencia militar venezolana, el general Hugo Carvajal y otros funcionarios venezolanos, durante las cuales hablaron de "finanzas, armas y política de fronteras". Márquez dice en la carta que los venezolanos suministrarán 20 "bazucas muy poderosas". Los militares colombianos piensan que se trata de lanzadores de granadas propulsada con cohetes. Según el WSJ, en esa reunión otro general venezolano ofreció a las FARC facilidades en el puerto de Maracaibo para la llegada de los embarques de armas destinados a la guerrilla y sugirió que en los cargamentos de armas (fusiles y aviones provenientes de Rusia), se podrían "incluir algunos containers destinados a las FARC con diversas armas para el uso de la guerrilla". En otro e-mail se dice que en una reunión que tuvo lugar en noviembre del año pasado en la cual participaron Ricardo Granda (sic), Iván Márquez y Chávez, este último dijo que había dado órdenes para que crearan "áreas de descanso" y hospitales de zona para el uso de la guerrilla dentro del territorio venezolano vecino de la frontera.

Esta información del WSJ es complementada por El País en su reportaje del sábado 10 señalando que en un correo del 4 de enero Márquez informó que el general Carvajal y el general Alcalá (supuestamente Cliver Alcalá) habían ofrecido entregar 20 bazucas, lo cual se materializó días más tarde. "Los aparatos que hemos recibido con Timo (Timochenko) son cohetes antitanque de 85 mm, 2 tubos y 12 cargas. El amigo dice que tienen más de 1.000 cargas y que próximamente nos harán llegar otras más". Esto último lo escribe Márquez en un correo de fecha 20 de enero en el cual agrega que el general Carvajal se "ha comprometido a traer un ofertante de armas de Panamá" y que el general Alcalá le informó que "los jefes de las brigadas fronterizas tienen toda la disposición de colaborar con ellos". El reportaje de El País dice además que, "asediadas por la aviación colombiana, las FARC buscan misiles antiaéreos y que en marzo de 2007 Timochenko aseguró que sus amigos de la inteligencia venezolana le habían ofrecido piezas para construirlos y garantizaban el viaje para enviar a un grupo de las FARC al Medio Oriente para realizar un curso en el manejo de los cohetes.

Según el WSJ, muchos documentos hablan sobre cómo ajustar generosos ofrecimientos de ayuda a las FARC en un "plan estratégico" de largo plazo para la toma del poder en Colombia. En un documento fechado en enero de 2007 un alto comandante de las FARC habla de "un préstamo" de 250 millones de dólares para la compra de armas que las FARC pagarían una vez que hubieran accedido al poder. "No piensen que esto es un préstamo, piensen que se trata de solidaridad", habría dicho Rodríguez Chacín según otro documento. Finalmente, el WSJ comenta que si bien esos documentos indican reconocimiento hacia los esfuerzos del régimen de Chávez, la guerrilla ocasionalmente se burla "de los hábitos de trabajo de Venezuela". "No nos ha sido fácil adaptarnos a la manera de ser de los venezolanos", señala Raúl Reyes en un documento. "Pareciera que no están conscientes de su aburrida falta de formalidad". "Chávez pareciera dejar todo para el último momento".

Por su parte, en el reportaje publicado el pasado sábado 10 El País dice que en una reunión que sostuvo Chávez en Caracas con Iván Márquez el 8 de noviembre, además de convenir los detalles de la operación para la liberación de los rehenes, de la cual se dio cuenta a los medios, hubo otra reunión secreta en la cual el presidente venezolano "aprobó sin pestañear la solicitud" de 300 millones de dólares que le hizo la guerrilla".

"Además -dice el reportaje de El País- se diseñó un plan para recibir en la región del Orinoco el armamento enviado a las FARC por dos traficantes de armas australianos y se puso en marcha un mecanismo de coordinación entre la guerrilla y el ejército venezolano al más alto nivel". Según El País todo esto lo cuenta el propio Iván Márquez en un correo de fecha 12 de noviembre de 2007. Dos hombres muy cercanos a Chávez -continúa diciendo El País- encabezaban hasta esa fecha los contactos: el general Hugo Carvajal y el capitán de navío Rodríguez Chacín. Del lado colombiano los interlocutores eran Iván Márquez y Rodrigo Granda.

Como era de esperarse, Chávez y sus badulaques continuarán tratando de negar lo que ya es una evidencia constatada, que quedará confirmada cuando se conozca el informe de la INTERPOL. Chávez ya había dicho que desconoce la validez de los documentos extraídos de la computadora de R.R. En su Aló Presidente del domingo pasado retó al gobierno de Colombia a presentar pruebas. "Presenten pruebas, no documentos imbéciles de qué cipote". Refiriéndose al informe que presentará INTERPOL dijo que será un show, que va a decir que las computadoras no fueron manipuladas para inculparlo de aliado de las FARC. Según él la computadora "da pa'todo". "La computadora de Raúl Reyes, que en paz descanse, es a la carta, lo que quieran va a salir de ahí. Si quieren decir mañana, que Gian Carlo Di Martino le entrega armas a las FARC, lo sacan de ahí. Si quieren decir que el general Rangel Briceño tiene un campamento en la Guajira de entrenamiento, lo sacan de ahí, que si Hugo Chávez le entregó 300 millones de dólares, que si le compró cocaína a las FARC para mandársela a Fidel, todo sale de ahí".

Por mucho que pretenda descalificar o desconocer la autenticidad del material extraído de las computadoras de R.R. esos documentos son fulminantes y han puesto en evidencia, de manera rotunda e inequívoca que Chávez y su régimen están involucrados "hasta los teque teque" con la guerrilla colombiana. No se trata de simple apoyo moral ocasional, sino de una política deliberada para ayudar a las FARC con armas, dinero y logística. De todo esto deberán rendir cuenta algún día no sólo el propio Chávez sino todos los funcionarios y jefes militares que se han prestado para ello. No cabe duda de que todo esto forma parte del proyecto político expansionista de Chávez que persigue fortalecer a las FARC, debilitar al gobierno legítimo de Colombia y propiciar su derrocamiento para instaurar un régimen afín a la "revolución bolivariana", y de esa manera avanzar en la reconstrucción de la Gran Colombia bajo el signo del "socialismo del siglo XXI".

Cabe preguntar, ¿A la luz del material extraído de la computadora de Raúl Reyes, puede la comunidad internacional continuar tratando a Chávez "con guante de seda" como lo ha venido haciendo hasta ahora? ¿Acaso las evidencias de la colaboración de Chávez con la narco-guerrilla-terrorista colombiana no son prueba suficiente de que Chávez viola las normas más esenciales de la convivencia pacífica entre las naciones y mantiene una conducta abiertamente contraria al derecho internacional, violatoria de la Carta de la OEA, de la Carta Democrática Interamericana y de la Carta de las Naciones Unidas? ¿Hasta cuándo seguirán los gobiernos de países amigos siendo indiferentes o haciéndose "la vista gorda" frente a una realidad incontestable simplemente para no estropear los jugosos negocios o dejar de recibir los magnánimos obsequios que a costa del erario de nuestro país les proporciona el autócrata venezolano?

Finalmente, no podemos dejar de manifestar nuestro repudio a la reciente declaración del presidente Lula quien acaba de afirmar que Chávez "es el mejor presidente que ha tenido Venezuela en los últimos cien años". Esto, además de constituir una grave injerencia en los asuntos internos de Venezuela, es una muestra de cómo la adulancia puede llevar a ciertos gobernantes a postrarse para halagar al munífico presidente venezolano.

Publicar un comentario