29 agosto 2008

La oposición de la oposición

La mayoría de las religiones señalan el camino del sufrimiento auto impuesto incluso la autoflagelación, como el más idóneo para expiar nuestros pecados. Los sacrificios humanos fueron una de las maneras de calmar la ira de los dioses en las religiones politeístas y hasta en la del Dios único del pueblo de Israel. Recordemos el pasaje bíblico del sacrificio de Isaac no ejecutado por milésimas de segundo. Con el tiempo algunos credos pasaron de los sacrificios humanos a los de animales y así nos fue legada la figura del chivo expiatorio, tan útil al género humano en todas las épocas y situaciones.

No sé por qué pero cada vez que oigo o leo a un periodista, analista, cronista, columnista, observador (a) politólogo (a) sociólogo (a) psicólogo (a) estadígrafo (a) encuestador (a) locutor (a) animador (a) cantante, actor o actriz despotricando contra "esa Oposición que tenemos", me viene a la mente una de las formas más dolorosas de la autoflagelación religiosa: el cilicio. Wikipedia lo define así: cilicio una prenda de vestir o accesorio utilizado para provocar deliberadamente incomodidad o sufrimiento en quien lo viste. Por supuesto que no me refiero a las críticas a la Oposición que hacen Chávez y la corte de opinadores del PSUV, sino a las que constantemente formulan algunos de los más radicales opositores al régimen militarista, cripto fascista y seudo comunista del teniente coronel Chávez Frías. Las unas y las otras adolecen, como único punto de coincidencia, de una absoluta falta de originalidad.

Para el chavismo la Oposición siempre será golpista, conspiradora, fascista y financiada por el Imperio. De allí no salen. La oposición es mucho más pródiga en acusaciones y epítetos cuando se trata de juzgar ¿a quién? a la Oposición. Para algunos la misma está constituida por dirigentes cobardes e indolentes que están en connivencia y hacen pingües negocios con el gobierno Otros, dentro del mismo leitmotiv de la cobardía y de la indiferencia, se revuelcan de rabia porque la Oposición permanece impávida ante las 26 leyes inconstitucionales y no pone en práctica el artículo 350 de la Constitución que legitima la desobediencia civil. Esta última reacción se da, con mayor frecuencia, entre aquellos que establecieron sus residencias en el extranjero huyéndole al comunismo de Chávez y a la inseguridad personal. Muchos de quienes hicieron sus pininos de antipolítica y antipartidismo durante la cuarta república, siguen hablando pestes de la partidocracia opositora como si aún gobernaran Acción Democrática y COPEI. ¿De cuálespartidos hablan si aquí la única partidocracia es la del PSUV y eso mientras Chávez lo permita?

Casi toda la oposición de la Oposición coincide en rechazar cualquier asomo de regreso al pasado y en repudiar las mismas caras de los mismos políticos de siempre. !!!!Hasta cuándo fulano (a)!!!! Y como corolario de su repugnancia por la política y por quienes la practican, se avergüenzan al unísono de aquellos que solo piensan en promoverse para las elecciones del 23 de noviembre, que llenan las calles con su propaganda electoral y que solo están interesados en repartirse la torta burocrática vulgo cambures. Después de toda esa descarga, los opositores especialistas en autoflagelación invitan a votar masivamente en las elecciones para gobernadores y alcaldes, en noviembre 23. Aunque aclaran que las mismas serán un esfuerzo inútil porque nada detendrá a Chávez en su proyecto hitleriano-estalinista-fidelista.

Como estuve (perdonen la primera persona) algunos años inmersa en el activismo político, se podría creer que entiendo algo de lo que ocurre con la oposición de la Oposición. Craso error: por ejemplo, en la era prechavista era un lugar común hablar pestes de los partidos, de los cogollos y de los políticos en general. Con ese discurso llegó Chávez al poder y terminó de liquidar lo que quedaba de las organizaciones políticas tradicionales. Pero en esa misma medida liquidó también la democracia. ¿Se ha paseado alguno de esos opositores de la Oposición por el simplísimo hecho de que sin partidos políticos no hay democracia? Pero no solo eso: sin partidos no hay liderazgo, sin liderazgo no hay organización y sin organización no hay capacidad de convocatoria. ¿Quiénes, cómo y con qué van a aplicar el artículo 350 de la Constitución ? Se les ha ocurrido siquiera pensar que alguien pueda ganar una elección si sus electores no lo conocen? ¿Cuál es entonces el delito implícito en el acto de promoverse mediante afiches,cuñas, volantes y otros medios? Como si las contradicciones fueran pocas, la oposición de la Oposición les exige a los políticos desacreditados, a las mismas caras de siempre, a los cogolléricos y cobardones, que se pongan de acuerdo para postular candidatos unitarios. Pero eso si: los que me gusten a mí porque los otros son unos egoístas, incapaces e indeseables. Y además, esos mismos polticastrosincapaces que nos tienen hartos son los que deben supervisar el registro electoral y cuidar los centros de votación. Y mosca con las máquinas el 23 de noviembre, para que no nos roben las elecciones como se las dejaron robar en el referéndum revocatorio de 2004 y en la reelección de Chávez en 2006. ¿Cómo ganó el NO el 2 de diciembre de 2007? Algún milagro ocurrió, todo menos creer que la Oposición tuvo algo que ver en esa proeza.

Unas semanas antes del referéndum que permitió rechazar la reforma constitucional chavista, en diciembre pasado, le pregunté a uno de los más empecinados abstencionistas cuál era su fórmula, método o idea para salir de Chávez. Jamás me respondió y creo que me borró de su lista de contactos porque nunca más me envió sus artículos. A riesgo de quedarme sin amigos y hasta de ser declarada enemiga pública número uno o chavista encapillada, pregunto desde aquí a la oposición de la Oposición: ¿tienen ustedes alguna idea de cómo hacemos para tener líderes carismáticos, que muevan masas y sean, además de impolutos, jóvenes y bellos? ¿Están ya ustedes, los criticones, organizándose para cuidar los votos el 23 de noviembre? Y por último ¿podrían decirnos cómo se logra una manifestación de tres millones de personas para tumbar a Chávez, sin que ninguno de quienes detestan a la vergonzosa Oposición que tenemos tenga que moverse de sus casas?

Publicar un comentario