17 octubre 2008

Caso del Maletín. Recopilación (128)

Declara de nuevo Carlos Kauffman: sí hubo más maletas

Dos horas de revisión y estudio le tomó a la jueza Joan Lenard dictaminar a favor de la defensa de Franklin Durán en el sentido de incluir entre las instrucciones al jurado la posibilidad de que consideraran que Guido Antonini junto con el FBI indujeron al empresario venezolano a cometer un delito. Al escuchar la decisión, Durán lloró de la alegría, pues buena parte de la estrategia que han desarrollado se ha basado en esta premisa. La jueza hizo un amago de cerrar el libro que la ha acompañado durante las audiencias y preguntó si había otro asunto que abordar, esperando obtener una respuesta negativa.

El representante de la Fiscalía se puso de pie y dijo que sí, que ellos querían traer otro asunto colación. Sin demasiados preámbulos, requirió la presencia de Carlos Kauffman de nuevo en el estrado. Según explicó Thomas Mulvihill, el otro abogado acusador, la idea es mostrar que existe la predisposición de Durán a actuar como agente del Gobierno venezolano. Puso como ejemplo un caso de corrupción que ya había sido mencionado previamente en el que describen cómo compraron en $9 millones un edificio que valía $4,5 millones. La ganancia la repartieron entre cuatro altos funcionarios de ese mismo organismo, con la esperanza de que la operación luego rindiera sus frutos. Y así fue. Según Mulvihill, Kauffman habría afirmado que gracias a ese movimiento pudieron luego obtener como recompensa $100 millones en compras de bonos de la deuda. La intención de la Fiscalía es sustentar las palabras de Kauffman según las cuales: "Esta es la forma en que hacemos negocios en Venezuela".

Publicar un comentario