28 junio 2009

Muerte al saber y la destreza

Este "Socialismo del Siglo XXI", que no es socialismo y está de espaldas al siglo, se identifica. Con el tenebroso grito de "Patria, socialismo o muerte". Basta dar una simple mirada a los "logros" de Chávez para constatar que de los tres sustantivos que integran su eslogan de guerra, sólo ha cumplido uno: el de la muerte. Nunca habíamos tenido menos Patria que ahora, invadidos como estamos por todo país forajido afín a la visión totalitaria del comandante.

La cronista escribe en pleno estallido de la crisis política de Honduras. Decidió el presidente Zelaya poner en marcha un referendo para consultar al pueblo sobre si aprobaba su reelección presidencial. Hasta aquí todo estaría bien si no fuera que tal propuesta debió ser llevada previamente al Parlamento y realizada por el Poder Electoral, cosas que no hizo. En las democracias (y por eso lo son) donde funciona la separación de poderes, el Presidente no puede violar la Constitución. El TSJ sentenció el regreso a su cargo del general despedido (por haberse negado a cumplir órdenes políticas inconstitucionales) mientras Zelaya llama al pueblo a la calle. Cabe preguntarse si se habría atrevido a tal hazaña populista de no haber tenido el apoyo y el mal ejemplo de Chávez, quien en Venezuela controla los poderes públicos y sus militares cumplen labores políticas, no así en Honduras "por ahora". Esa era la situación el jueves a las 8:00 pm, mientras la cronista escribe. Ojalá que surja el entendimiento entre los poderes en pugna para el bien del pueblo hondureño. La Democracia va desdibujándose en aquellos gobiernos financiados por Chávez con la idea de conformar un gran bloque continental en el que surgen rasgos totalitarios como ataques a la propiedad privada, acoso a los medios independientes y la sustitución de poderes públicos autónomos por otros dependientes que jueguen al simulacro democrático mientras se construye la neodictadura. En Venezuela, en cuestión de semanas, Chávez tendrá un cuerpo de "leyes" que le permitan aplicar impunemente el modelo cubano. La reforma del COPP no es otra cosa que la "Ley sapo"; si no hacemos nada impondrá una Ley de Educación a la medida del plan ideologizador que siempre ha querido; la Ley de Propiedad Social dejará la propiedad privada como un viejo recuerdo del "capitalismo caduco" y, desde luego, acabará con los medios de comunicación indóciles.

La "muerte" decretada por Chávez atañe también al campo del saber, del conocimiento y del trabajo especializado. Relataba Petkoff (TalCual 25-06-09) lo mal que Chávez está leyendo estos días a Mészáros (al parecer sólo los párrafos que le subraya Giordani) puesto que la estatización de la economía exige una gente que sustituya a la gerencia privada que manejaba las empresas: y así va naciendo y afirmándose una burocracia. Quienes asumen el mando en las empresas estatizadas no sólo carecen del conocimiento y de las destrezas de sus antecesores, sino que demuestran una voracidad "capitalista" obscena, como ha ocurrido en Sidor o con las empresas confiscadas en el Zulia, algunas de las cuales ya están en la ruina. Armando Martínez, de la Asociación de Pescadores del estado Sucre, informó que "dos barcos pertenecientes a la empresa Mixta del ALBA salieron del puerto con la misión de pescar 50 toneladas de atún cada uno y llegaron con apenas 3,4 toneladas del producto entre los dos". Así que ahora hay muy poco pescado y el triple de caro. Recordemos los fundos intervenidos que ahora son un desierto; o la papelera y la textilera sin producción alguna. En el ámbito de la ciencia, educación y cultura la razzia ha sido mortal. El investigador Jaime Requena, especialista en neurofisiología, doctorado en Cambridge y miembro de tres academias en Venezuela, Italia y Latinoamérica, fue despedido del IVIC y del IDEA por haber escrito en la revista Nature un informe que no le gustó al gobierno. O Claudio Mendoza (presidente de la Asociación Venezolana de Física), despedido del IVIC por hablar de Irán y de energía nuclear. O María de las Nieves García, quien en 2005 divulgó un estudio donde el 70% de los menores de dos años que acudían a los ambulatorios de tres estados estaban desnutridos y que las harinas de maíz precocido vendidas en Mercal no eran enriquecidas con hierro, como lo exige la ley. Y así decenas de nombres más. El INCE dejó de enseñar oficios para hablar del "Che" y de la "Revolución" y los graduados universitarios son sustituidos por los "educadores" ideologizados a la carrera en la improvisada "Misión Sucre". Chávez no sólo ha sentenciado a muerte a la Democracia, sino al saber y las destrezas de los venezolanos que tan visiblemente aplicaron en empresas que hoy quiebran a manos de un depredador que dice "seguirle quitando a la burguesía lo que ha robado al pueblo", pero que, en la práctica, le está matando de hambre.

Marta Colomina

El Universal

mcolomina@gmail.com

Publicar un comentario