11 julio 2009

Ledezma en huelga de hambre ¿y usted qué?

Esta columna pretende ser un honesto reclamo a la "sociedad civil" que reivindica ser depositaria del patrimonio cívico de la oposición democrática venezolana y en tal carácter exige "acciones contundentes para salir de esto".

Pues bien, el Alcalde Metropolitano Antonio Ledezma, a quien la mayoría de los caraqueños dimos nuestro voto y a quien día a día hemos visto como le quitan sus atribuciones legales, decidió y ejecutó una huelga de hambre con riesgo de su vida o al menos de su salud, protagonizando un acto político con el que se puede estar de acuerdo o no pero que reveló gran coraje. Además tuvo éxito al lograr lo que se proponía: a) que la Alcaldía reciba los fondos que legalmente le tocan para pagar a sus trabajadores, b) que el inefable Insulza se viera presionado para dar cumplimiento a las promesas de ocuparse de Venezuela que hizo a Ledezma en Washington apenas diez días antes y c) poner en la mira continental la situación dramática que se vive en nuestro país.

Lo preocupante es constatar que mientras Antonio se deterioraba sobre una colchoneta en la oficina de la OEA, la "sociedad civil" en lugar de concentrarse masivamente para expresar su solidaridad, mas bien prefirió comentar el tema al amparo de un sabroso aperitivo viendo el drama por Globovisión. Ciudadano opositor: ¿no siente usted algún remordimiento por su indiferencia? ¿Cuántos de quienes claman "para que se haga algo" están dispuestos de verdad a llevar esa consigna al plano de las realizaciones?

Que Ledezma no convoca, que fue adeco, que no me convence, que los políticos son todos iguales... Excusas sobran pero lo cierto es que él sí asumió el reto que le impone su investidura, su dignidad y su liderazgo. ¿Usted que esfuerzo o contribución aporta para la preservación de nuestros espacios democráticos?

Ahora que Ledezma conquistó éxito en buena parte de sus demandas muchos serán los que aplaudan su determinación y con otro aperitivo en mano comentarán "este Alcalde sí tiene los testículos bien amarrados!". Hasta allí llegó el compromiso de los demócratas espectadores de Globovisión.

Pareciera que son únicamente los héroes cívicos los que tienen que "arreglar esto". ¡Mientras a mí no me afecte el contratico o el negocio yo no me meto! Habría que tomar ejemplo de hondureños, iraníes y otros que -en uno u otro bando- han salido a las calles para jugarse por una causa.

Afirmamos con fundamento jurídico que los golpes de Estado no se dan solamente contra el Poder Ejecutivo central. Lo que está ocurriendo en Venezuela es una clara demostración de que es posible dar golpes de Estado contra los poderes estadales como ocurre en Zulia, Carabobo, Miranda, Nueva Esparta y Táchira y contra los poderes municipales como ocurre en Caracas. ¿La OEA no verá eso?

De lo que se trata es de preservar la legalidad, la soberanía popular y la democracia en todos los niveles de gobierno. De allí se desprende que los instrumentos continentales destinados a la defensa de esos valores debieran activarse también en los casos estadales y municipales.


Adolfo P. Salgueiro
Publicar un comentario