12 marzo 2010

¡Medalagánase!

Adquiérase, exprópiese, confísquese, contrólese, inviértase, véndase, regálese, empléase, planifíquese, ejecútese, recupérese, regúlese, movilícese, comiéncese, abandónese, silénciese, anúnciese, ocúltese, medalagánase… y todo esto con las resultas petroleras que los muy domesticados venezolanos le conceden a sus líderes sin protestar.

De lo que es en materia económica y desarrollo del país el cacique de turno no tiene ni la menor idea de lo que debe hacerse o no. Anda perdido, arrastrándonos con él al fondo, solo por cuanto se ha rodeado de quienes no tienen el menor guáramo para decirle algunas verdades, o de quienes andan aún más perdidos por los lares del socialismo bananero o de algún eje Cunaviche adentro. No obstante, jamás ignoremos que su locura centralizadora es consecuencia directa de la centralización de los ingresos petroleros.

En la semana tuve la posibilidad de participar en una conferencia en el Banco Mundial sobre el tema del reparto de los ingresos de petróleo y gas en Estados Federados. Fue interesante pero, después de haber oído mucho sobre cómo repartir la piñata entre el Estado central, los estados y los municipios, no pude resistir el hacer algunas observaciones y preguntas.

¿Qué creen ustedes es más importante para el desarrollo de un país, tener buenos gobiernos o tener buenos ciudadanos? Digo esto por cuanto se me ocurre que si los ingresos del petróleo o el gas solo se entregan a las autoridades jamás será posible que los ciudadanos aprendan manejar tales ingresos. Digo esto por cuanto como tantos venezolanos he aprendido a golpes que si las autoridades reciben demasiados ingresos fiscales que no provienen directamente de los ciudadanos, se convierten en unas autoridades ricachonas y arrogantes que poco les importan los ciudadanos.

Dos reglas básicas. La primera es que si un Estado recibe directamente más del 4% del PIB en ingresos fiscales que no provienen de los ciudadanos, se convierte de-facto en un Estado comunista, así esté gobernado por una dama de hierro. La segunda, que cuando el Gobierno central, los estados o los municipios reciben más del 10% en ingresos similares que no provienen directamente de los contribuyentes, comienza debilitarse la democracia y si pasan del 30%, ésta simplemente ya no existe.

¿Qué creen es menos malo, la corrupción centralizada o la descentralizada? Los abusivos acosadores públicos son igualmente insufribles, independientemente si se encuentran en el Gobierno central, en los estados o en las municipalidades. Noruega no sería la Noruega de hoy de haberle llegado los ingresos petroleros cuando sus reyes eran reyes.

Necesitamos datos que permitan visualizar la estructura de poder de los ingresos fiscales para así tener mejores posibilidades de asegurar que los gobiernos trabajen para los ciudadanos y no al revés. Cuántos dólares por ciudadano es el ingreso petrolero del Estado venezolano, es un dato económico que debería aparecer en todas las primeras páginas… y por supuesto me refiero al ingreso real y no a unas cifras diluidas por el hecho que por conveniencias políticas se regala la gasolina a algunos ciudadanos.

En Venezuela nuestro ingreso petrolero está en manos de quien está tan loco de remate como para creer que desarrollamos la nación regulando el precio del pan… y sabemos que su locura y el hecho que existan quienes lo apoyan, es el resultado normal del centralismo petrolero. ¿Quélehácese?

Publicar un comentario