06 junio 2010

¿De qué moral habla Chávez?

A pesar de los esfuerzos mediáticos con cadenas de hasta seis horas y de las amenazas para hacernos creer que Lorenzo Mendoza, presidente de Polar, y los directivos de Fedecámaras, Conindustria y Consecomercio son "unos burgueses sin patria" a quienes Chávez acusa de acaparar alimentos para enriquecerse a costa del pueblo y de ser los culpables de la inflación, los protuberantes y malolientes hechos ocurridos esta semana nos demuestran que es el gobierno, con el señor Chávez a la cabeza, el culpable del caos alimentario nacional.

La primera constatación de estar ante un gobierno incapaz de cumplir con eficacia el más mínimo deber de Estado, fue el descubrimiento en Puerto Cabello de 32 mil toneladas (algunos aseguran que son 36 mil) de productos de la cesta básica en mal estado, tales como carne, leche, arroz, harina, azúcar, mantequilla, pasta y aceite, importados por Pdvsa para los mercados Pdval y depositados en los almacenes de la filial petrolera donde, en plena crisis de desabastecimiento, permanecieron varios meses hasta que el mal olor produjo la inspección que develó el escándalo. El segundo caso es denunciado por varios milicianos al servicio de Pdval en Tinaquillo, Cojedes, quienes rompieron su silencio y denunciaron que en esa empresa habían cavado ocho fosas para enterrar miles de toneladas de alimentos descompuestos que se encontraban en los almacenes de Pdval. Denunciaron también que unos 72 soldados de la milicia han sido amenazados y se quejaron de que su patrón (Pdval) no cumple con el pago de sus reivindicaciones salariales, como el seguro social, ahorro habitacional, vacaciones y otros. A pocas horas de su denuncia les aplicaron "la moral socialista" : fueron despedidos. Vecinos dijeron que ha habido varios intoxicados en Tinaquillo a causa de haber comprado en Pdval alimentos en mal estado. Y añaden que "cuando el viento soplaba más fuerte el olor a podrido era insoportable" (Notitarde 03-06-10).

El 03-06-10 surge una prueba más de la negligencia criminal de un gobierno cuyo Ministerio de Alimentación lleva un estricto control sobre los productores e importadores privados de alimentos, a los que obliga a un "reporte mensual" sobre cada rubro importado y que, sin embargo, durante meses y hasta años, abandona miles de toneladas de alimentos importados y adquiridos con cuantiosos recursos públicos que no llegan a los sectores populares porque se pudren en los depósitos oficiales. De nuevo en Puerto Cabello (esta vez en Los Guayos), por denuncias de trabajadores de Pdval que se autocalifican de "explotados", fueron encontrados 414 contenedores con leche y aceite en mal estado abandonados durante dos años. Las pérdidas suman en total 74 millones de kilos de productos de la cesta básica que escasean en el mercado.

Obsesionado con aniquilar a La Polar (¿envidioso de la eficacia capitalista contrastada con la negligencia e ignorancia propias?) y en medio de un paroxismo inaceptable en un Jefe de Estado, Chávez retó: "Mendoza, vamos a ver quién puede más: tú con tus millones o yo con mi moral", a la par que amenazaba con confiscar Polar: "acuérdate de RCTV. Mírate en ese espejo". ¿De qué moral habla Chávez justo cuando las muestras de incapacidad, negligencia y corrupción oficiales lo inhabilitan para las funciones de Estado? ¿De qué explotación capitalista habla Chávez si reconoce que los empleados de la empresa Diana (estatizada) ganan Bs 1.440 mientras los obreros de Polar reciben Bs cinco mil? ¿Quién explota a quién en versión de los trabajadores de Pdval y los milicianos despedidos por haber denunciado la corrupción de Pdval en Tinaquillo? ¿Qué trabajadores son títeres del patrón, los de Pdvsa llevados como becerros a protestar frente a Fedecámaras mientras el gobierno viola su contrato colectivo, o los de Polar porque defienden sus empleos y le recuerdan a Chávez que "las empresas estatizadas están quebradas"?

¿De qué moral habla Chávez si se hace públicamente cómplice de la monstruosa corrupción de Pdval al decir que las 74 mil toneladas de alimentos podridos solo representan el 1% del total y sin embargo ordena a la GN "confiscar", por "acaparamiento" 120 toneladas de alimentos en buen estado de los almacenes de Polar en Barquisimeto, que apenas alcanzaban para abastecer a un 15% de la ciudad?

¿Quién es el acaparador en este inmoral juego político? ¿Lorenzo Mendoza, a quien el Gobierno le autoriza y controla cada kilo de alimentos que procesa Polar y persigue e inspecciona dos veces al día sus depósitos, o Hugo Chávez, responsable de los incapaces, vagos y corruptos que periódicamente envían al basurero miles de millones de toneladas de alimentos y engañan miserablemente al pueblo?

Publicar un comentario