27 junio 2010

¿MUDos porque aquí no pasa nada?

Hay noticias que nos dan envidia. Ver, por ejemplo, al Presidente electo de Colombia llamar a la unidad nacional, mientras en Venezuela Chávez declara la guerra a empresarios (a quienes quita sus propiedades), Iglesia, partidos, estudiantes, trabajadores, sindicatos y ONGs. O las de Perú, país del que sus hijos emigraban huyendo de la pobreza y este año registra un crecimiento económico del 9% e inflación del 1%, mientras en la rica Venezuela el PIB cae un 5,8% y 2010 cerrará con 40% de inflación.

Envidia leer que en Irak renunció el ministro de Electricidad, luego de la crisis desatada por los cortes de energía eléctrica que han acabado con la paciencia de los iraquíes, tal como muestran las masivas protestas a causa de los apagones generados por el retraso en la construcción de varias plantas eléctricas. Sabemos que Chávez ha dispuesto de inmensos recursos que no invirtió en hacer las obras que el sistema eléctrico requería, sino que dilapidó en armas, corrupción y regalos externos, y ahora los venezolanos sufrimos constantes apagones de hasta 22 hs., sin que haya protestas masivas por esa causa (con excepción de Mérida).

Las marchas estudiantiles contra el cierre de RCTV lesionaron tanto la popularidad de Chávez, que condujeron a su derrota en el Referéndum de D07. Pero de poco sirven las protestas esporádicas si no contamos con una oposición organizada y con un plan estratégico que parta de la convicción de que Chávez es un autócrata y que las elecciones son solo una parte (importante) de la lucha por reconquistar la democracia. Violando el mandato popular de D07, Chávez ha dado varios golpes a la Constitución, el último de los cuales es la abolición de alcaldías, gobernaciones y hasta del Parlamento por vía de la creación de las Comunas, que no serán autónomas, sino controladas y financiadas por el Gobierno. La soberanía reside en el pueblo, no en las huestes vociferantes de franela roja que el régimen utiliza para establecer en Venezuela el modelo cubano y darle más poder a Chávez. Como el sapito inerme en la olla puesta al fuego, los venezolanos nos paralizamos ante el cierre definitivo de RCTV; con el despojo del que fue víctima Antonio Ledezma al serle arrebatadas sus atribuciones como Alcalde Metropolitano y poner, en su lugar, a una inepta usurpadora. Nada hicimos cuando nuestros gobernadores fueron despojados de puertos, aeropuertos, escuelas y hospitales. Los mismos puertos que son hoy escenario de la más escandalosa corrupción e incapacidad destructora que gobierno alguno haya tenido en el país, al descubrirse más de 122 millones de kilos de alimentos dejados podrir después de cobrar mil millonarias comisiones. Ni hemos ido en masa hasta las puertas de Globovisión para decir: "Gracias por defender nuestros derechos" y rechazar a gritos el terrorismo judicial contra Guillermo Zuloaga y su hijo; contra Afiuni, y la crueldad contra el indefenso Brito. Esa mudez paralizó a los contratistas de la Costa Oriental, hoy arruinados, a quienes Pdvsa debía $ millones y, en vez de pagarlos, robó sus equipos (ahora oxidados e inservibles). Tan usual es ya esta rapiña que están cambiando la Ley de Contrataciones para que aquellos contratistas que suspendan sus labores porque el Gobierno no les paga, éste confiscará sus equipos (los robará). Es lo que acaba de hacer Pdvsa con los 11 taladros de la Helmerich & Payne, la cual paralizó su trabajo ante la negativa oficial de pagar los $ 45 millones adeudados. Ya el Departamento de Estado hizo el reclamo que podría tener graves consecuencias para Pdvsa.

Hay demasiados electores molestos por el silencio de la MUD (Mesa de la Unidad) a cuyos integrantes acusan de preocuparse solo por obtener una curul y de haber ignorado a candidatos que atraerían los votos de los "ni-ni" (imprescindibles para ganar las parlamentarias) mientras Chávez viola la Constitución; sus jueces dictan privativa de libertad al presidente de Globovisión y su hijo con el fin de apoderarse del canal y aparecen montones de alimentos podridos por negligencia y corrupción del Gobierno. Ese silencio de la MUD está generando la duda de que no hay plan estratégico, ni verdadera unidad para combatir eficazmente a un régimen tan inescrupuloso y abusivo. Los partidos de la MUD y organizaciones independientes cuentan con los mejores expertos en salud, alimentación, electricidad, petróleo, seguridad,vivienda, infraestructura y, en fin, en todas aquellas políticas públicas en las que Chávez ha fracasado rotundamente. ¿Qué espera la MUD para dar las respuestas públicas que todos exigimos y para crear comisiones con esos especialistas que desmonten también públicamente las mentiras y engaños de Chávez?


Publicar un comentario