27 junio 2007

Del imperio

En el llano se dice que esto está como "cagajón en la sabana" porque cualquier brisa lo prende. Recuerdo este dicho por las declaraciones que ha brindado el jefe del régimen desde hace tiempo, específicamente desde que quedó en evidencia que la tal revolución y el socialismo del siglo XXI sólo existen en su cabeza y no son más que una mampara ante un ejercicio de narcisismo y totalitarismo. Adicionalmente, el comportamiento que ha exhibido en los últimos actos, sugiere una intolerancia sin precedentes. Tomando en cuenta su historial, es mucho decir.

Hemos escuchado hasta el cansancio que todos los males que aquejan a nuestro malogrado país, son consecuencia de un plan macabro ideado en el imperio y ejecutado por sus organismos de inteligencia. Hoy en día, un paro de transporte y hasta una protesta estudiantil son eventos emanados de la CIA, e incluso se sugiere que los estudiantes perciben un ingreso por ello.

El régimen pretende crear una matriz de opinión según la cual existen dos proyectos de país antagónicos entre sí, por una parte el llamado "socialismo del siglo XXI" y por la otra, cualquier expresión de oposición al régimen, pues al fin de cuentas, para el Gobierno todas provienen de la misma conspiración imperialista.

No hay dos proyectos en pugna, existe la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que es de todos los ciudadanos y está siendo defendida por estudiantes, amas de casa, productores agropecuarios, entre otros, y existe un proyecto literalmente secreto, mediante el cual se pretende negar la libertad de expresión, de educación, se elimina la propiedad privada, en fin, se cercenan todos nuestros derechos, entre otras tragedias. Esto, dentro de un instrumento guardado bajo la manga del jefe del régimen y que pretende ser implantado a través de una reforma constitucional.

Entonces, el país entero estaría lleno de conspiradores pues la inmensa mayoría de los venezolanos se oponen a esa reforma constitucional. Nadie quiere ver a sus hijos crecer en medio del terror comunista, de modo que hoy 27 de junio, Día del Periodista, estaremos apoyando el acto más significativo que se haya dado en el país. Hoy luchamos por los derechos humanos, éstos no se discuten ni se negocian, se ejercen.



Publicar un comentario