18 agosto 2007

Caso del Maletín. Recopilación (9)


Aceptan dimisión de Uzcátegui a 13 días de incidente del maletín


Las presiones ejercidas por el Gobierno argentino a partir del hallazgo del maletín con casi 800 mil dólares que portaba Guido Antonini Wilson a su llegada a ese país, parecen haber dado resultado, pues el director de la oficina de la presidencia de Pdvsa y gerente general de su filial Pdvsa América, Diego Uzcátegui Matheus, renunció a su cargo, según confirmó finalmente ayer Petróleos de Venezuela en un comunicado público.

"Diego Uzcátegui puso su cargo a la orden y se le aceptó" dijo el ministro de Energía y Petróleo y presidente de Pdvsa, Rafael Ramírez, a El Universal.

En el comunicado, Pdvsa reiteró la apertura de una "investigación administrativa interna" al respecto, principalmente orientada a establecer los vínculos que pudieran existir entre Antonini Wilson y los tres funcionarios de la petrolera que viajaban en el avión fletado por la argentina Enarsa, incluyendo al hijo de Diego Uzcátegui, Daniel Uzcátegui Spetch.

"Se han detectado transgresiones a nuestra normativa interna", admitió la estatal. Añadió que la dimisión de Uzcátegui incluye no sólo sus funciones fuera del país, sino "todas sus responsabilidades dentro de la estatal petrolera venezolana". Aunque no especificó nada más sobre ello, fuentes extraoficiales aseguran que Uzcátegui no se irá de la estatal sin acogerse al beneficio de la jubilación.

Uzcátegui asumió el cargo de director de la oficina de la presidencia de Pdvsa, un rol muy cercano a la máxima jefatura de la estatal, en 1999 durante el mandato de Héctor Ciavaldini, el segundo de los presidentes de Pdvsa durante el gobierno de Hugo Chávez. Allí permaneció hasta ayer y vio pasar a otros cuatro líderes petroleros durante los años de mayor agitación puertas adentro en Pdvsa: Guaicaipuro Lameda, Gastón Parra, Alí Rodríguez Araque y Rafael Ramírez.

"Pdvsa reitera su disposición de enfrentar (sic) toda la colaboración que requieran las autoridades competentes para el esclarecimiento definitivo del hecho y se reserva las acciones legales y administrativas necesarias, a objeto de preservar la integridad de la empresa y sus trabajadores", concluye el comunicado del holding.


Cadivi no conoce a Antonini

La Comisión Nacional de Administración de Divisas (Cadivi) descarta haber recibido solicitud de divisas por parte del ciudadano Guido Alejandro Antonini Wilson como persona natural.

El presidente de Cadivi, Manuel Barroso explicó que "nosotros ya hicimos una valoración, esa persona (Antonini Wilson), como persona natural, no tiene solicitud de divisas ante Cadivi. Habría que esperar a que se identifique alguna empresa. Es un proceso que está en investigación".

En Argetina, al mismo tiempo que la juez María Marta Novatti firmaba la orden de captura internacional contra el empresario Guido Antonini Wilson, la fiscal María Luz Rivas Diez le tomaba declaración a un testigo cuya identidad no fue revelada. Rivas Diez intenta determinar exactamente cómo fue el procedimiento en el que se revisó el equipaje del extranjero, reveló El Clarín.

Por su parte, La Nación reportó datos sobre el pasado de Antonini Wilson "trabajó en una transportista y fue dueño de una cauchera que tenía la licencia de Goodyear en La Victoria".

Carlos Salanova, hijo de uno de los socios de Antonini en La Victoria, estado Aragua relató que "nos causó mucha impresión, porque siempre fue una persona seria y responsable", dijo Salanova, quien quedó a cargo de los locales de su padre.

Yánez niega relación de Antonini con Gobernación de Cojedes

El gobernador del estado Cojedes Jhonny Yánez Rangel, negó que existiera relación alguna entre su despacho y Guido Antonini Wilson, quien es buscado por la justicia internacional por contrabando de dólares.

El mandatario regional indicó que la fotografía donde aparece junto al empresario venezolano fue tomada en una cumbre energética realizada en Uruguay, donde participó como ponente en representación de la Organización Latinoamericana de Gobiernos Intermedios (OLAGI).

La imagen publicada en varios medios de comunicación vincula a Yánez con Antonini Wilson, quien fue detenido en el Aeroparque de Buenos Aires por intentar pasar una maleta con 800 mil dólares sin declararla a las autoridades.

Yánez criticó que los medios utilizaran la imagen, pues fue tomada hace un año, mientras asistía a una actividad oficial. "Como la ponen pareciera que yo fuera o que tuviera algo de relación con este señor", protestó al mostrar una versión ampliada de la foto. Sugirió a los medios revisar el registro de contratistas de Venezuela para que constaten que este empresario no tiene relación con el gobierno regional.

Sin embargo, admitió que ha hablado con el empresario en las reuniones que llevan a cabo agrupaciones de empresarios afectos al Gobierno.

En relación con el negocio de las casas uruguayas, el mandatario explicó que son parte del convenio bilateral que el presidente Chávez firmó con el Gobierno uruguayo y por lo tanto, no tienen relación con su despacho. "Lo único que hicimos como gobierno regional fue facilitar un espacio físico que está abandonado -los parques industriales- para que pusieran los kits", dijo el gobernador.

Sin embargo, Yánez afirmó que conoce a Franklin Durán y a Carlos Kaufmann, quienes son socios en Venoco y conocen a Antonini Wilson.

Su relación con el primero es estrictamente de negocios, ya que la empresa de Durán vendió armas a la policia estatal de Cojedes, así como a otros organismos gubernamentales.

En cambio, con el segundo su relación es de carácter personal. Kauffmann y Yánez disfrutan de una amistad de 15 años, mas el gobernador asegura desconocer con quién hace Kauffmann sus negocios.

El reciente incidente fotográfico hizo recordar al gobernador otro muy similar, donde mediante una foto se le relacionaba con el empresario Pedro Carmona Estanga, quien asumió la presidencia de la república en los hechos del 11 de abril de 2002.

El Universal

¿Una nimiedad?

Es escandaloso. Deleznable. Inaceptable. Nunca antes en la historia política local se había visto semejante desparpajo ni tanto cinismo cómplice. Mucho menos la comparsa cohonestadora de las (sumisas) instituciones del Estado. Asombran el caradurismo. El abuso de poder. El desprecio por los venezolanos, especialmente los más pobres a quienes se esquilma con estas pillerías. Reprochable la tergiversación de la verdad y la evasión de responsabilidades.

Lo de Argentina no es una nimiedad. Ni un pote de humo. Ni una estupidez. Ni una campaña u olla mediática. Tampoco una intriga del imperio o conspiración opositora para opacar la gira del prócer regalón. Éste se desprestigia él solito con sus "amistades peligrosas", su proyecto autocrático y militarista, su verbo intemperante e intromisiones. Lo de Argentina es corrupción.

El intento de contrabando de dólares abortado en un aeropuerto bonaerense es un episodio vergonzoso. Pero sobre todo es ilegal. Está penado por las leyes. Tanto de Venezuela, país sometido a un régimen de control de cambio, como de Argentina y otras muchas naciones del mundo donde no se permite el ingreso de más de 10 dólares sin declararlos a las autoridades.

La estratagema de algunos histriones del régimen en su afán por restar importancia al caso del maletín con los 800 mil dólares bien vale un Oscar. No así su catálogo de excusas. Son baladíes. No creíbles. Cada vez que tratan de minimizar el incidente y de desvincular al portador de la valija con funcionarios de Pdvsa, despiertan más sospechas. La "revolución bonita", claro está, no tiene interés en hurgar la verdad. No ordenará jamás una investigación "a fondo". Como sí lo hubiese hecho con otros implicados sin vinculaciones con el régimen. Este "desinterés" por esclarecer la propiedad y finalidad de los dólares deja claro que en Venezuela hay dos justicias.

Pero la verdad aflorar´´a a pesar del intento de los corruptos revolucionarios y de la sociedad de cómplices que los ampara. No por las investigaciones locales sino por el interés de las autoridades argentinas y uruguayas de salvar su responsabilidad y desenmascarar a sus propios delincuentes. El esclarecimiento del caso vendrá por allí.

Se seguirán desvelando los nexos y negociados de un sector militar y funcionarios públicos con el emergente empresariado rojo-rojito. Se habla de mafias. Vinculadas a la importación de alimentos, equipos y maquinarias y también el contrabando de armas. El caso del "maletín", apenas la punta del iceberg, dejaría pálidos los casos de corrupción del central azucarero de Barinas, de los convenios con Irán y Cuba y de la compra de taladros petroleros chinitos. Y, según las mismas versiones, Pdvsa saldrá muy mal parada. Ni con la presentación de la reforma constitucional ni con otro cierre de RCTV lograrán tapar el escandalazo.


Miguel Sanmartín
El Universal
msanmartin@eluniversal.com
Publicar un comentario