01 noviembre 2007

Naomi Campbell, testigo de la rutina presidencial

La acostumbrada entrega de "papelitos y peticiones" al paso de la caranava donde se traslada el presidente Hugo Chávez no estuvo ausente de la agenda que la modelo británica, Naomi Campbell, siguió en el país.

Ayer, al retirarse del acto celebrado en el Teatro Teresa Carreño y cuando se trasladaba por la avenida Panteón hasta la comuna Villa del Sol, el mandatario, quien conducía la camioneta color plata en la que viajaban él, su hija, María Gabriela, la modelo y el presidente de Telesur, Andrés Izarra, pisó el freno al ver a un grupo de yaracuyanos agolpados ante el Tribunal Supremo.

Los manifestantes, venidos del municipio Veroes, protestaban contra el gobernador de la entidad, Carlos Giménez, a quien acusaban de derribar una escuela, de no construir el reemplazo y, de paso, de maltratarlos, según relató después María Hernández, una de las protestatarias.

El jefe de Estado ordenó a uno de sus edecanes y a Izarra enviar una comisión para la localidad, donde dijo que crearía "una comuna de negros" cuando sea aprobada su propuesta de reforma.

También escuchó la petición de la jueza suplente Leidis Azuaje, quien le solicitó que la ayudara a ingresar al Poder Judicial. "No puedo. Bueno, sí puedo, pero no debo", rispotó.

Texto tomado de El Universal
Fotos tomadas de Noticias 24
Otra nota en Noticias 24.
Publicar un comentario