05 junio 2008

Aparato de Inteligencia Revolucionaria (6)


Ley busca convertir al venezolano en delator

"La Ley de Inteligencia y Contrainteligencia viola derechos humanos establecidos en la Constitución de 1999 y en tratados internacionales suscritos por Venezuela", según aseguraron las ONG Control Ciudadano y Movimiento 2D durante una visita a la Conferencia Episcopal para exponer la gravedad del instrumento.

Rocío San Miguel (Control Ciudadano) explicó que la norma "está muy mal redactada y carece de técnica legislativa".

A su salida del encuentro con la CEV indicó que el "inadmisible texto" tiene notables vicios que atentan contra elementos básicos de la democracia: suprime la independencia del Poder Judicial y la presunción de inocencia".

Criticó que se pretenda "obligar a los venezolanos a convertirse en delatores", al tiempo que afirmó que no hay garantías ante las funciones desmedidas de "un sistema nacional de inteligencia sin control o contrapeso".

Por su parte, Miguel Henrique Otero, editor del diario El Nacional e integrante del Movimiento 2D, dijo que la "ley busca dar miedo a los periodistas, que se sientan amenazados y perseguidos".


El Universal

Primero Justicia llama a marchar el 21 contra Ley de Inteligencia

Una vez más, una representación del partido Primero Justicia, encabezada por el coordinador nacional, Julio Borges, y por el precandidato a la Alcaldía de Libertador, Andrés Bello, reclamó, con una manifestación pacífica ante el Ministerio de Interior y Justicia, medidas para el control del delito y para ponerle freno a la ola de asesinatos que asuela al país.

En este marco, Borges anunció que Primero Justicia está convocando para el próximo sábado 21 de junio a una marcha para expresar el repudio a la Ley del Sistema Nacional de Inteligencia y Contrainteligencia y están convocando para su organización a todos los partidos y sectores organizados de la sociedad.

Con pequeñas pancartas que reflejaban la cifra acumulada durante ocho años de 120 mil asesinatos en Venezuela, una veintena de militantes de Primero Justicia, trajeados de amarillo, tomaron intermitentemente uno de los canales de la avenida Urdaneta para hacer sentir su presencia y denuncia.

Entregaron, una vez más, sus exigencias al despacho que ahora dirige Ramón Rodríguez Chacín, para que se apliquen políticas de desarme, de control de drogas y de prevención en general, recogidas en el plan "Justicia, Paz y Vida" que promueve Primero Justicia.

"No podemos seguir acostumbrándonos a vivir en esta cultura del miedo. La sociedad venezolana debe tomar conciencia ante este problema que estamos viviendo en carne propia todos los días. Hemos manifestado que estamos dispuestos a trabajar en conjunto con el Ejecutivo con respecto a este tema, pero son ellos los que deben dejar de politizar el tema de la seguridad. Es el Gobierno el que siembra la violencia en el país con esta creación de la Ley de Inteligencia y Contrainteligencia que sembrará el terror en la población venezolana", señaló Borges.

La mayoría de los viandantes miraba a los manifestantes y seguía su rumbo, aparentemente indiferente. Otros, los menos, se acercaban al reconocer a Borges y le expresaban sus simpatías por la iniciativa. No faltaron las quejas concretas y el relato de anécdotas sobre asaltos y asesinatos sufridos por conocidos, "mientras este señor de aquí (el ministro) dice que aquí no pasa nada", refería con ironía un tachirense de paso, que hablaba del arresto de los andinos para aplicar el orden.

Evidencia de cómo los ánimos caldeados ya se han atemperado, una mujer de aspecto sencillo, evidentemente nada simpatizante de la oposición, sólo dijo: "Ahí está ese Julio Borges, qué ridículo". Pero eso no fue óbice para que acomodara al niño que le acompañaba para que saliera en la foto. EG

El Universal

Los colaboradores de la Disip siempre han existido

Para el director de la Disip, general Henry Rangel Silva, el hecho de que la Ley del Sistema Nacional de Inteligencia y Contrainteligencia contemple el deber que tienen los ciudadanos de colaborar con los organismos encubiertos, ya sea proporcionándoles información o apoyándolos en un procedimiento, "no es algo nuevo". Aseguró que "estos colaboradores siempre han existido", pues en todos los sistemas del mundo "la inteligencia se maneja con agentes y con colaboradores".

Durante una entrevista en VTV, el alto oficial puso como ejemplo los datos que obtienen de los aspirantes a gobernadores o alcaldes.

"No es necesario montarle un disip a cada candidato para ver (qué hacen), porque hay gente colaboradora en materia de candidatos que son del Gobierno, en candidatos que son de la oposición, que nos informan qué están haciendo, cómo lo hicieron. A mí me llega el informe de todos los que caminan en los barrios de Petare todos los fines de semana: cuánta gente llevan, quién les grita, qué no les gritan. Y para mí es un ejercicio preelectoral, aun cuando no esté autorizada una campaña electoral y algunos candidatos de oposición la vengan desarrollando desde enero. Si hubiese un gobierno represivo ya hubiese actuado en contra de ellos (...) y aquí en lo absoluto".

A su juicio, la transformación de los cuerpos de inteligencia y contrainteligencia pasa por el cambio de "ese sistema educativo, que lo primero que enseñaba a los funcionarios era defensa personal y tiro".

Mostró un manual, de nombre Zeus, que "no es ni cubano ni ruso ni americano" sino venezolano, y que contempla el nuevo proceso formativo. "El tema 10, que habla de 'los medios de comunicación masivos, propaganda y desinformación' enseña cómo un funcionario puede detectar cuándo está siendo desinformada la población o cuándo hay una contrapropaganda", refirió el general. Según Silva, la recién promulgada ley permitirá al Estado tener mayor eficiencia en materia de inteligencia, por cuanto no sólo apunta a factores externos que pudieran ser una amenaza para la nación o una clase política, "sino que hay factores internos que muchas veces resultan ser una amenaza mayor que una oposición política". "Para nosotros, desde el punto de vista de la seguridad, las amenazas van más allá de actores o de partidos políticos".

Garantizó que la normativa de 29 artículos está dirigida, en principio, a preservar la seguridad del Estado.

El Universal
Publicar un comentario