31 agosto 2008

Ley Super Mordaza (04)

Punto único no baja tarifas pero facilita control político a la red

Uno de los aspectos que más ha causado polémica del proyecto de Ley de Telecomunicaciones, la Informática y los Servicios Postales, se refiere al posible control estatal de Internet con la creación de un punto único de interconexión. A la pregunta de si es posible técnicamente tal control, el especialista en comunicación digital, Fernando Nuñez Noda, asevera que sí.

Explica que un punto único de acceso es un gran concentrador de conexiones de las grandes autopistas de información y su objetivo fundamental es bajar sustancialmente los costos de conexión a Internet.

A través de ese mecanismo, los revendedores de acceso a Internet, en vez de tener que conectarse a un punto de acceso fuera del país, lo pueden hacer en Venezuela.

Otra ventaja es que acelera la velocidad de conexión. Según Nuñez Noda, la mayoría de los países de Latinoamérica que tienen una actividad sustancial en la red, tienen su punto de acceso único, que es llamado IPX, (punto de conexión a Internet, por sus siglas en inglés).

"Desde un punto de vista técnico y estratégico tiene sentido tener un IPX -dice el especialista-. El problema es el uso político que se le puede dar a lo que puede ser una herramienta valiosa.

"En el caso de Venezuela, donde sabemos que el Gobierno actúa de forma progresiva hacia un mayor control de la sociedad de la información, del tránsito de la información, eso puede ser preocupante, porque los accesos únicos se usan también para controlar el tráfico de Internet", explica Núñez Noda.

Gobierno defiende la medida

A pesar de que el proyecto de Ley de Telecomunicaciones -que estaba listo para ser incluido en el paquete habilitante, pero que finalmente fue reservado para ser enviado a la Asamblea Nacional- ha sido desmentido por el presidente de la República, Hugo Chávez, la ministra de las Telecomunicaciones y la Informática, Socorro Hernández, lo reconoció la semana pasada como "uno de los borradores" e incluso defendió parte del contenido revelado por El Universal.

El proyecto señala que "El Ejecutivo Nacional creará un punto de interconexión o punto de acceso a la red de los proveedores de servicios de Internet, con la finalidad de manejar el tráfico con origen y destino en el espacio geográfico de la República (...)".

Al respecto, la ministra Hernández señaló a CNB: "¿Por qué todas nuestras comunicaciones van a Miami? ¿Por qué es desde ahí que tienen que salir necesariamente todas nuestras comunicaciones? (&) ¿Por qué no hacemos esa comunicación aquí mismo? (...) Nuestras comunicaciones viajan innecesariamente hasta ese punto"

Al respecto, Carlos Correa, director de la Organización No gubernamental Espacio Público -que monitorea permanentemente el estado de la libertad de información y expresión en el país- sostiene: "La preocupación es sobre los mecanismos de control de contenidos que pueda aplicar, si se tiene un solo punto de interconexión".

Núñez Noda -quien además es profesor e investigador de la Universidad Católica Andrés Bello- expresa también su inquietud: "Lo preocupante es que, dada la actitud que tiene el Gobierno hacia la empresa privada, no parece que un punto de acceso único lo puedan usar para bajar los costos del servicio de los proveedores pequeños, más bien me hace pensar que se hace para establecer algún punto de control sobre el tráfico".

Procedimiento para el control

Pero, ¿cómo puede el Gobierno ejercer el control sobre la red, usando el punto de acceso?, Núñez responde: "Imagínate que el agua que se distribuye en una ciudad viniese a través de una sola tubería y de allí se dirigiera a estaciones de bombeo que atienden zonas específicas y de allí a estaciones más pequeñas que atienden a urbanizaciones. Quien controle esa gran tubería central, pudiera en cualquier momento cerrarla y dejar sin agua a todos. Eso es una posibilidad que tiene el que controle ese gran punto de acceso a Internet, porque todo el mundo tiene que pasar por allí".

En ese sentido -explica el especialista- "si hubiese una emergencia o una situación que el Gobierno considerara que atente contra la seguridad nacional, podría cortar Internet".

¿Pero puede el Gobierno, además, limitar los sitios accesibles en la WEB? "Técnicamente sí, -responde Núñez Noda-. porque hay un software de filtrado, que permite que quien tiene el canal pueda bloquear los sitios selectivamente". De tal forma que el Gobierno podría "hacer una lista de sitios que considere inadecuados e inconvenientes".

No obstante, hay normas internacionales administradas por autoridades que controlan los puntos de acceso y los servidores IPX que establecen que quienes tengan esos puntos, sean públicos o privados, no pueden filtrar contenido.

"El tránsito debe ser libre y si hay filtrados debe ser a un nivel local, pero desde el punto de vista de servicio público, los convenios internacionales prohíben que se bloquee contenido, si no hay una causa internacionalmente establecida, como pornografia infantil", dice el investigador universitario.

"Desde el punto vista técnico se puede (filtrar el contenido), desde el punto de vista de convenios internacionales no se puede, y desde el punto vista legal tampoco, porque eso atenta contra la libertad de expresión, eso es como que el Gobierno diga, este periódico puede circular y este no", sostiene Núñez Noda. Por lo pronto el control estatal de la red es sólo una posibilidad, pero, ¿se concretará?

El Universal
Publicar un comentario