25 noviembre 2007

Merece la pena el riesgo

Decía esta semana el padre Ugalde, rector de la UCAB, que "lo habitual es que los estudiantes reciban lecciones, no que las den". El brillante jesuita refiere los ejemplos dados por los estudiantes desde hace varios meses, cuando veían la inminencia del cierre de RCTV por un gobierno que no resiste la verdad e intenta ocultarla a través de la mentira y la violencia.


La aparición estudiantil reclamando respeto a la libertad de expresión y a otros derechos humanos conculcados por el régimen, iluminó la esperanza de millones de venezolanos hasta entonces cargados del pesimismo generado por la desacertada conducción de los partidos opositores. Por primera vez en nueve años Chávez se encuentra con un adversario a quien no puede achacar los vicios del pasado. Ahora el pasado es él y carga sobre sus hombros el fardo de la inmensa corrupción de su gobierno que, en medio de una bonanza petrolera nunca antes vista, es devorado por el desabastecimiento y la criminalidad que presentan índices superiores a los de países en guerra. La gente ya no come el cuento de que los empresarios oligarcas son los culpables de que no haya leche o huevos. Por eso el 46% culpa al Gobierno del desabastecimiento.

El narcisista Chávez creyó que Venezuela era su hacienda personal y los venezolanos sus becerros, a los que podía regalar o enviar al matadero. Así ha dilapidado $ miles de millones en compinches externos, con el fin de extender su imperio político y personalísimo. A pesar de su astucia (incrementada por la petrochequera), Chávez olvidó una norma elemental: se puede engañar al pueblo por un tiempo pero no puede engañarlo todo el tiempo. Hoy todas las encuestas -nos referimos a las que se realizan y no a las inventadas por la sala situacional de Miraflores- registran el creciente rechazo a la mal llamada reforma constitucional (RC) y el descenso de quienes pensaban abstenerse en la consulta del 2D. El intento oficial (Chacón) de desmentir la última encuesta del IVAD (en la cual el "NO" este mes de noviembre ya sobrepasó holgadamente al "SÍ") por vía de la presentación de un sondeo anterior, prueba la desesperación que cunde en el chavismo. El golpe de gracia fue dado esta semana por la muy reputada encuestadora Datos, que registra 12 puntos a favor del "NO" y un descenso galopante del "SÍ", impulsado por el crecimiento de quienes abandonan la abstención y han decidido votar el 2D. Que Chávez y sus acólitos están perdiendo se demuestra no solo en su mal humor (que incluye la grosera irascibilidad de la presidenta del CNE), sino en las dificultades para reunir gente en sus mítines y en la consabida frase de los perdedores: "La verdadera encuesta está en la calle" (Willian Lara) o la queja repetida de Chávez y su equipo sobre la "manipulación detrás de la guerra de las encuestas".

¿De qué calle hablan Chávez, Lara y otros asustados ministros, si para la concentración de los estudiantes rojitos en la Plaza Venezuela obligaron a los directores de los liceos de Caracas a "garantizar la convocatoria y participación de un número de doscientos (200) estudiantes con su uniforme para tal movilización", como reza la circular firmada por la Prof. María Isabel Duarte, jefa del Distrito Escolar No. 3, dependiente del Ministerio de Educación? Tal circular añade que "el punto de encuentro será Plaza Venezuela (¿) El metro será gratis para los uniformados y contarán con refrigerio e hidratación". La cronista tiene en su poder varios ejemplares de tan conminatoria misiva oficial. La desesperación es hermana de la torpeza. La última carreñada del ministro de la inseguridad fue la de encontrar una "lujosa quinta" en la Urb. Miranda donde "la oposición desestabilizadora" fraguaba sus "actos de terrorismo". Dijo haber encontrado armas y drogas. De los cuatro detenidos en flagrancia, dos (Miguel Antonio Dávila Pereira y Luver Jacinto Atencio González), estarían vinculados al Gobierno. El primero, según reza la página de IVSS, es funcionario de la Corporación de Salud del Táchira y el segundo, de la Cooperativa Palmera Wayú, "empresa" de claro sello oficialista.

Los estudiantes nos están pidiendo votar por el "NO" y así lo haremos, a sabiendas de que el CNE intentará hacernos trampa. Este 2D debemos votar con la convicción de que, si nos quitan el triunfo, no nos quedaremos en nuestras casas, ni los dirigentes opositores podrán quedarse callados, o felicitar al CNE. Usted, amigo lector(a) podría ofrecerse como testigo de mesa, que aún faltan. De cubrir la totalidad de las mesas, podría abortarse el fraude. Esta vez los estudiantes, acompañados de mucho pueblo, nos han prometido que , si nos hacen trampa, saldrán pacífica e indefinidamente a las calles para reclamar el triunfo esquilmado y el regreso de la constitucionalidad perdida. Merece la pena el riesgo.

Publicar un comentario