08 febrero 2009

Violencia y espiral del silencio

A medida que se acerca el 15F los cuerpos de seguridad del Estado y los grupos parapoliciales financiados por el gobierno acrecientan su brutal represión contra estudiantes, periodistas, medios de comunicación y contra todo aquel que manifieste su rechazo a la obsesión presidencial de eternizarse en el poder, mientras criminales, ladrones y violadores andan a sus anchas por todo el país. Siguiendo el patrón practicado por Fidel Castro para amansar al pueblo cubano a través del terror, Chávez da órdenes de lanzar a los estudiantes "gas del bueno", allanan sus residencias, los ponen presos, los acosan la Disip y el Cicpc, además de los encapuchados que les agreden y luego salen disparados en sus potentes motos adquiridas con recursos públicos. La brutalidad de la policía de Aragua (que secundó sin escrúpulos a los tomistas encapuchados que destrozaron vehículos e instalaciones de la UPEL) se expresó también en las agresiones y detención de 21 estudiantes y del vicepresidente del Colegio de Abogados que manifestaban pacíficamente su desacuerdo con el decreto de "día festivo" del pasado 4F. Pero no es solo la brutalidad policial y parapolicial, también la utilización del aparato judicial para dar órdenes de alla- namiento contra estudiantes partida- rios del "no" en todo el país. Este viernes, en excelente trabajo de Sebastiana Barráez en el semanario Quinto Día el jefe del grupo terrorista La Piedrita, a la par que reconoce la autoría de los ataques al Ateneo, a varios medios de comunicación y a la residencia de varios periodistas, entre ellos la de esta cronista, ratifica que "pasará por las armas a los enemigos de la revolución", entre ellos a Marcel Granier, a monseñor Baltasar Porras y a otros distinguidos venezolanos que disienten del régimen chavista. Los Tupamaros, La Piedrita y otros asaltantes armados que mantienen inmovilizada la Alcaldía Mayor y siembran el terror en Caracas, son intocables para la "Justicia". Sin embargo, la Fiscalía interroga (¿o imputa?) a A.F. Ravel, director general de Globovisión, y a los dirigentes Borges (PJ), Planas (Copei) y Barboza (UNT) por su viaje a Puerto Rico, donde conversaron con los técnicos chilenos del referendo que dio fin a la hegemonía dictatorial de Pinochet con el triunfo del "no". Por cierto que los chilenos no aceptaron venir a Venezuela por la inseguridad reinante. La reciente profanación de la sinagoga de Caracas perpetrada por quince hombres que portaban armas de guerra y destrozaron todo lo que encontraron a su paso, ha concitado el repudio mundial y la convicción de que el gobierno y sus grupos facinerosos no son ajenos a tan monstruoso atentado. Dos días después se produce el séptimo ataque a la Nunciatura Apostólica.

Chávez, lejos de ocuparse de los gravísimos problemas de inseguridad e inflación, pierde todo su tiempo y dinero público en convencer a los venezolanos de que la paz que nunca nos ha dado, depende de que le digamos "sí" a su reelección indefinida. El gobierno no tiene dinero para hospitales, Pdvsa no paga a nadie, los productos agrí- colas subieron un 91,6% en el último año y la canasta básica sufrió un al- za de más de BsF 800 entre enero del 2008 a enero de 2009. Sin embargo, la AN acaba de aprobar casi BsF 400 millones para que el CNE complete los costos del Referendo del 15F, para complacer a su rey.

Chávez está convencido de que la violencia le da dividendos electorales porque el temor a la brutal represión de estos días podría inhibir a los electores a ir a votar. En diciembre las encuestas exhibían una ventaja del 14% en contra de la reelección indefinida, sin embargo hoy registran un porcentaje menor. a favor del "No". ¿Significa entonces que el rechazo a la reelección indefinida ha disminuido o, por el contrario, ha aumentado el número de personas que, por miedo, no confiesan la intención de su voto? Los encuestadores serios se inclinan por la tesis de Elizabeth Noelle Neuman en "La Espiral del Silencio". Pocos se atreven a expresar una opinión públicamente si piensan que pueden ser perseguidos por ella, así que optan por mentir o callar. Las cuatro más confiables encuestadoras del país registran esta semana una ventaja del "No" (entre 5 y 8 puntos), a la par que detectan un voto "oculto" que se expresaría el 15F en contra del "Sí". Sin embargo los expertos advierten que si de ese 66% de los "ni-ni" que están en desacuerdo con la reelección indefinida muchos se abstienen de ir a votar, podría perder el "No". Así que todos a votar. Los empleados públicos cansados de la humillación oficialista deben convencerse de que el voto es secreto (Chávez no ha perseguido a nadie por haber votado contra él, porque no lo sabe). A Chávez aún le quedan cuatro años en el poder? ¿Está usted dispuesto a que siga indefinidamente hasta el 2049? La respuesta es "No". Aquí y, sobre todo, el 15F.

Publicar un comentario